Así se ven las células T en acción.

Los pacientes diagnosticados con diabetes corren un mayor riesgo de padecer infecciones graves; sin embargo, hasta el momento se desconocían los mecanismos responsables de este fenómeno. Al respecto, recientemente, se ha descubierto el papel que cumple la insulina como refuerzo del sistema inmunitario.

Así, gracias a una investigación llevada a cabo por científicos del Instituto de Investigación del Hospital General de Toronto, finalmente se conoce el rol que cumple la insulina en la potenciación del sistema inmunológico, mejorando su capacidad de combatir infecciones.

Específicamente, los científicos, liderados por la Doctora Sue Tsai, identificaron una vía específica de señalización de la insulina que, al activarse, acelera la respuesta de las células T para atacar cualquier agente infeccioso.

La insulina repotencia las respuestas inmunológicas de las células T

Así se ve una célula T de cerca.

Ante procesos infecciosos, una respuesta inmunológica rápida y efectiva nos protege contra las enfermedades que pueden afectar nuestra salud; por su parte, cuando esto ocurre de forma ineficaz, somos más vulnerables a cualquier padecimiento.

Esto es lo que ocurre con personas diagnosticadas con diabetes tipo 2 o los pacientes resistentes a la insulina, como los obesos, pues las células inmunes dentro de la grasa abdominal causan la liberación de químicos proinflamatorios, que hacen que el organismo sea menos sensible a la insulina.

De esta manera, teniendo en cuenta que la insulina regula la función de las células T, la resistencia a la insulina debilita las respuestas del sistema inmunológico.

Entonces, para comprender el fenómeno, los investigadores usaron ratones genéticamente modificados que tenían células T sin receptores de insulina, tal como ocurre cuando los pacientes son resistentes a la insulina.

Posteriormente, los científicos observaron el comportamiento de las células T bajo distintos factores estresantes, tal como el virus de la gripe H1N1.

En este sentido, las células T necesitan más señales para potenciar su activación luego de encontrarse organismos invasores, siendo los receptores de insulina el segundo impulso necesario para que el sistema inmunológico sea capaz de combatir eficazmente las infecciones.

Si esto no ocurre, es decir, si los receptores de insulina no cumplen su función de repotenciar las respuestas de las células T, estas no pueden destruir los microorganismos invasores.

Precisamente, esto fue lo que se observó en los ratones sin los receptores en cuestión, pues, en ausencia de esta repotenciación, las células T no pudieron destruir eficazmente los virus a los cuales fueron expuestas.

En síntesis, estos receptores de insulina en las células T representan una vía de señalización específica que, al activarse, acelera las respuestas inmunológicas de las células T, logrando que se dividan rápidamente y liberen citoquinas, unas proteínas mensajeras que activan el resto del sistema inmune.

Finalmente, los investigadores esperan aprovechar esta vía específica de señalización de insulina para desarrollar nuevas terapias dirigidas a enfermedades inflamatorias como la artritis, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn.

Referencia: Insulin Receptor-Mediated Stimulation Boosts T Cell Immunity during Inflammation and Infection, (2018). https://doi.org/10.1016/j.cmet.2018.08.003

Más en TekCrispy