El Banco de la Reserva de la India (RBI) confirmó la creación de un grupo especial encargado de evaluar la factibilidad de lanzar una moneda digital propia del banco central (CBDC) y respaldada por la rupia.

Cabe destacar que el interés del ente bancario por emitir su propia moneda digital deriva del enorme valor que está implicado en el proceso de impresión de billetes, para el cual se le atribuyen unos $6.3 mil millones de rupias (US$89 millones).

De acuerdo con la información considerada en el reporte anual financiero de la India para el 2018:

A nivel mundial, los crecientes costos de administración de papel fiduciario/dinero metálico han llevado a los bancos centrales de todo el mundo a explorar la opción de introducir monedas digitales fijas.

Por su parte, el jefe de EY en la India, Mahesh Makhija, destacó lo siguiente:

La idea de una moneda digital emitida por el banco central es muy prometedora, aunque habrá que abordar los problemas relacionados con la falsificación digital. Además, el RBI está abierto la idea de usar tecnología de contabilidad distribuida (DLT) para sistemas de pago, los procesos de compensación y liquidación es un desarrollo bienvenido [pese a las regulaciones].

Por supuesto, las autoridades aún deben evaluar detalladamente las medidas de ciberseguridad que habrán de desplegar. Aunque no consideren que las criptomonedas sean “un riesgo sistémico”, bien pueden afectar el sistema actual de ajustes de pagos y transferencias, así como podrían influir en las políticas monetarias del país.

Recordemos que, en meses pasados, la Corte Suprema de Delhi atendió un juicio por prohibición de criptomonedas en el país, siguiendo el aviso emitido respecto a la orden del Banco de la Reserva de la India de impedir que las entidades bancarias se asocien con servicios o exchanges de criptomonedas.

RBI ha sido muy crítico con las criptomonedas, por eso estas advertencias no son nuevas en el territorio. Desde el 2017, las autoridades del país han estado emitiendo advertencias sobre el uso de criptomonedas, especialmente por parte de operadores comerciales no registrados en la Bolsa de Valores y no autorizados para ejercer dichas actividades financieras.