Esta es una representación del aspecto de estos nuevos primates, elaborada por el padre de uno de los investigadores. Créditos: Randwolf Kirk.

Es increíble cómo los científicos cada día descubren nuevos datos que nos permiten conocer el pasado de nuestro planeta. En este caso, un equipo de Antropólogos de la Universidad de Texas, en Austin, ha reportado el descubrimiento de tres nuevas especies de primates fósiles que, hasta el momento, eran desconocidas.

El descubrimiento en cuestión se realizó en el condado de San Diego, bajo la tutela de Amy L. Atwater, una estudiante de postgrado de la mencionada Universidad, junto a Chris Kirk, quien se desempeña como Profesor de Antropología.

De esta manera, decidieron continuar el proyecto del Paleontólogo Stephen Walsh y los trabajadores del Museo de Historia Natural de San Diego, quienes, para la década de los años treinta, reportaron el descubrimiento de numerosos fósiles en la Formación Friars, en el Condado de San Diego, construyendo así, una gran colección de primates fósiles oriundos de este lugar.

Estos son los nuevos primates que para el momento eran desconocidos

Uno de los primates descubiertos, el Ekwiiyemakius Walshi, era muy similar a los gálagos actuales.

Los mencionados investigadores reportaron y le dieron nombre a tres primates omomioides que, según sus cálculos, vivieron hace unos 42 o 46 millones de años aproximadamente, durante el Eoceno Medio.

Al reportar este descubrimiento, se duplica el número de géneros de primates conocidos que habitaban la Formación Friars y aumenta el total de primates omomicina conocidos que vivían en ese momento de la historia, pasando de 15 miembros de la especie a 18.

De esta manera, al analizar los dientes fosilizados, los investigadores concluyeron que estos tres nuevos primates variaban en tamaño de 113 a 796 gramos, estando relacionados, probablemente, con una especie extinta que comprende la subfamilia de primates Omomyinae.

Uno de los primates descubiertos, el más pequeño, fue denominado Ekwiiyemakius Walshi, con un peso de entre 113 y 125 gramos, de un tamaño similar a los gálagos que conocemos actualmente.

Su nombre deriva del topónimo Ekwiiyemak, de la tribu de nativos americanos Kumeyaay, que significa “detrás de las nubes”, en referencia a la ubicación de las cabeceras de San Diego y el rio Sweetwater.

Por su parte, el segundo primate fue llamado Gunnelltarsius Randalli, en honor a Greff Gunnel, un experto en mamíferos del Eoceno y colega de los investigadores. De acuerdo a sus estimaciones, pesaba entre 275 y 303 gramos, con un tamaño similar al ostentado por el lémur enano de cola gruesa de la actualidad.

Por último, el Brontomomys Cerutti fue el tercer y más grande primate de los descubiertos, pues se estima que pesaba entre 719 y 796 gramos, similar a un lémur deportivo. Teniendo en cuenta su gran tamaño, su nombre se deriva de la palabra griega “bront”, que se traduce como trueno.

Al respecto, los investigadores concluyen que el descubrimiento de estos nuevos primates enriquece la comprensión de la riqueza biológica de los primates durante el Eoceno Medio, pues, si bien otros estudios sugerían que la variedad de primates disminuyó durante ese momento, tal parece que, en tanto eso ocurría, otros primates prosperaban en zonas distintas.

Referencia: New middle Eocene omomyines (Primates, Haplorhini) from San Diego County, California, (2018). https://doi.org/10.1016/j.jhevol.2018.04.010

Más en TekCrispy