La industria del maquillaje y de la belleza en internet está pasando por una crisis, según los mismos influenciadores de la industria han asegurado. De acuerdo con varias informaciones, algunas marcas están pagando entre 60 y 85 mil dólares a influencers para hacer reseñas negativas de productos de la competencia.

En un video publicado por Marlena Stell, influencer y fundadora de la marca Make Up Geek, se narra cómo la industria se ha enfocado únicamente en el dinero y no en la pasión de mostrar y descubrir nuevos productos y técnicas. Sin mencionar nombres, Stell ha expresado que el 2017 fue un año difícil para su marca porque los influencers no quieren colaborar con las marcas pequeñas.

“La razón por la cual no recibimos apoyo de los influencers es porque no les hemos pagado inmensas cantidades de dinero. Cuando eres una compañía pequeña no tienes los grandes fondos para hacer eso”, explica Stell en el video titulado ‘La verdad sobre la comunidad de la belleza’.

“No tenemos 60 mil dólares para pagarle a alguien para que haga un video, y esas son las tasas que nos han dado”, dice la influencer con respecto a las tarifas que se manejan actualmente en el mercado.

La industria ha cambiado, y las compañías son culpables

Evidentemente, ante un video con una declaración de esta magnitu, las respuestas fueron tanto negativas como positivas. Hubo influencers como James Charles que expresó en Twitter que nunca había escuchado nada relacionado con el tema, mientras que hubo otros que, indignados con las respuestas negativas, salieron a apoyar las alegaciones de Stell.

Un usuario de Instagram, Kevin James Bennett, añadió información sobre las tarifas del mercado de influencers, en el que pagan hasta 85 mil dólares por realizar una reseña negativa de un producto de la competencia, tildando la práctica como un comportamiento de maleantes.

I'd like to thank @marlenastell for having the courage to publish a YouTube video exposing what's going on behind the scenes in the cosmetic industry. I've attempted to shed light on the mobster-like behavior of top-level beauty influencers and their management… and I've been accused of jealousy, called a liar and hater. FACT: A brand I consulted with asked me to inquire about working with a top-level beauty influencer. The influencer's management offered me these options: 1) $25K – product mention in a multi-branded product review. 2) $50K-$60K – dedicated product review (price determined by length of video). 3) $75K-$85K – dedicated negative review of a competitor's product (price determined by length of video). 4) A minimum 10% affiliate link or code to use on IG and YT. Yes, option #3 is legit – payment to damage the competition's business. I told you it was mob-like behavior. The demands and threats of "influencers" and their management have GOT TO STOP. The lack of disclosure by top-level influencers is FRAUD and it's time for the Federal Trade Commission (FTC) to step in, start charging fines and shut this bullsh*t down. To the followers/subs who STILL refuse to believe their idols are thugs – pull your head out of your favorite beauty influencer's ass and SEE what's actually going on in this industry. #beautyinfluencers #fraud #FTC #makeup #makeupeducation

A post shared by Kevin James Bennett (@kjbennettbeauty) on

La información fue replicada por la YouTuber Pretty Pastel Please, quien aseguró que todo lo que Bennett cuenta en su publicación en 100% cierto, y que lo sabe porque está en ambos lados del caso, tanto como influencer como del lado de las agencias de mercadeo que trabajan con estas celebridades.

Sin embargo, estas agencias que funcionan como intermediarios entre el influencer y la marca suelen llevar todo el proceso de manera legal, a diferencia de aquellos influencers que tienen muchos más seguidores que tienen sus propios managers, lo cual les permite transar los tratos de manera directa, sin cláusulas ni legalidades de por medio.

La YouTuber australiana dice que le consta que algunas marcas están bastante dispuestas a pagar más dinero para que el producto de la competencia quede mal, además de lamentar la situación, por la impunidad, porque asegura que muchas veces la marca y el influencer, al estar en países diferentes es complicado hacer una investigación y ni siquiera se toma en cuenta.

Y que no nos extrañen este tipo de prácticas. En julio, publicamos una historia sobre cómo algunas marcas llegan a pagarle a celebridades como Kylie Jenner un millón de dólares por mencionarla en una publicación en su Instagram.

Sin duda, las estrategias de marketing de las grandes empresas se han salido de control.

Más en TekCrispy