El tema de la legalización de la marihuana ha motivado el desarrollo de numerosas investigaciones que pretenden comprender tanto los riesgos como los beneficios del consumo de Cannabis.

Al respecto, recientemente, un equipo de investigadores encontró que existe una asociación entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia; sin embargo, aún no queda claro si la droga conduce al trastorno o si el trastorno es el responsable del consumo de la droga.

En particular, los investigadores encontraron que las personas que tienen una propensión genética de padecer esquizofrenia también tienen más probabilidades de consumir marihuana, lo que parece indicar que la enfermedad pudiese causar el consumo de esta droga en algunos individuos.

Existe una relación entre la predisposición genética a la esquizofrenia y el consumo de cannabis

Para llegar a esta conclusión, los investigadores tomaron en cuenta datos anónimos de estudios previos y actuales, incluyendo diferentes bases de datos genéticos, tales como la iniciativa 23andMe, además del ADN de personas que permitieron su uso para la investigación.

Jacqueline Vink, una investigadora de la Universidad de Radboud, en Holanda, fue la encargada de dirigir esta investigación, en la que se analizaron los datos de más de 180.000 personas, consolidándose como un estudio de gran alcance

En cuanto a los resultados, los investigadores explican que el código genético de las personas difiere ligeramente entre sí de varias formas; no obstante, la variación más común se denomina polimorfismo de nucleótido único o SNP.

El SNP es un cambio diminuto en los componentes básicos del ADN y del ARN llamados nucleótidos. Por tanto, a modo de ilustración, en una sección particular del ADN, la mayoría de los individuos pudiesen tener Adenina, una de las cuatro bases nitrogenadas que componen un nucleótido; mientras tanto, otras personas pudiesen tener citosina.

Así, al analizar los datos, los investigadores descubrieron que ocho de estos SNP estaban relacionados a la dependencia al cannabis. Específicamente, al tomar estas variaciones en conjunto, se calculó que estas representan el 11% de las diferencias entre las personas que consumen marihuana y las que no.

En la misma línea, se encontraron 35 genes en 16 secciones distintas en todo el genoma, que estaban asociados al consumo del cannabis, los cuales también parecen estar asociados a otros hábitos, patrones de personalidad y condiciones de salud mental.

Al respecto, las variaciones en el gen CADM2 fueron las que se mostraron más relacionadas con las tendencias a tomar riesgos, consumir alcohol y extraversión, así como también con mayores probabilidades de padecer esquizofrenia.

Las personas con riesgo de esquizofrenia son más propensas a consumir marihuana

A partir de una técnica llamada aleatorización mendeliana, que le permite a los genetistas establecer relaciones causales entre una determinada composición genética y ciertas enfermedades, los investigadores demostraron que tener una predisposición genética a padecer esquizofrenia hace que las personas sean más propensas a consumir cannabis.

En cuanto a esto, los investigadores infieren que el consumo ayuda a las personas a lidiar con el trastorno mental.

Finalmente, los investigadores concluyen que la relación entre el consumo de marihuana y la esquizofrenia es complicada, pues hay evidencias de que la droga aumenta el riesgo de padecer el trastorno mental y, al mismo tiempo, tal como se demostró en el estudio, la predisposición genética a la esquizofrenia aumenta las probabilidades de desarrollar algún tipo de dependencia al cannabis.

Por tanto, se sugiere continuar la línea de investigación prestando especial atención a la existencia de genes específicos que puedan predecir los factores que predisponen al consumo frecuente de marihuana.

Referencia: GWAS of lifetime cannabis use reveals new risk loci, genetic overlap with psychiatric traits, and a causal influence of schizophrenia, (2018). https://doi.org/10.1038/s41593-018-0206-1

Más en TekCrispy