La Orychophragmus violaceus, comúnmente conocida como la orquídea de febrero o berberecho chino, es una común planta de jardín que ha estado guardando un secreto, y algunos investigadores piensan que, eventualmente, podría reemplazar el lubricante para motores a base de petróleo.

Los científicos acaban de anunciar el descubrimiento de dos ácidos grasos completamente nuevos que se encuentran en la común planta. Los componentes del aceite de las semillas en la flor de la planta, podrían proporcionar un camino directo para diseñar una nueva clase de lubricantes ecológicos.

Mientras trabajaban en la biología y la composición genética de la planta O. violaceus, los investigadores de la Universidad Agrícola de Huazhong en Wuhan, China y la Universidad de Nebraska-Lincoln encontraron algo: todas las semillas contienen aceites como reservas de energía para un crecimiento posterior, pero notaron que eran inusuales.

Estructura molecular excepcional

Los investigadores determinaron la estructura del compuesto principal. Este resultado reveló que la forma en que se produce el aceite de semilla de la planta de O. violaceus es extraordinaria.

Los nuevos ácidos grasos tienen 24 átomos de carbono cada uno, mientras que la mayoría en el grupo tiene 16 o 18. La presencia de hidroxilos, compuestos similares al agua de hidrógeno y oxígeno, permite una cadena alargada.

El químico bioorgánico Robert E. Minto especialista en la identificación de productos naturales y compuestos desconocidos, parte del equipo de investigadores que realizó el hallazgo, comentó:

“Este fue un descubrimiento fortuito porque no creíamos que hubiera ningún compuesto desconocido en la planta. Resultó que casi la mitad del aceite de semilla de O. violaceus son compuestos de ácidos grasos inusuales que nunca se habían identificado.”

Los recién descubiertos ácidos grasos fueron enviados a la Universidad del Norte de Texas para su posterior estudio. Allí, los científicos encontraron que funcionan espectacularmente bien como lubricante.

Un lubricante eficiente

El aceite funciona de manera similar al aceite de ricino, pero de manera más eficiente a altas temperaturas. Mientras que el aceite de ricino puede volverse gomoso en los motores, el aceite de la orquídea de febrero tiene menos tendencia a hacer esto.

Los investigadores descubrieron que el aceite de semilla de orquídea de febrero demuestra una mejor reducción de la fricción y el desgaste, y soporta una mayor estabilidad a la temperatura.

En teoría, esto podría allanar el camino para la cría de O. violaceus a escala industrial y utilizar su aceite como un lubricante de motores ecológico que reemplace a los aceites derivados del petróleo o productos sintéticos.

Referencia: Discontinuous fatty acid elongation yields hydroxylated seed oil with improved function. Nature Plants, 2018. https://doi.org/10.1038/s41477-018-0225-7