Facebook ha bloqueado las cuentas de autoridades de Birmania, a raíz del informe de las Naciones Unidas que cataloga los hechos actuales del país como crímenes de guerra y genocidio. Los acontecimientos han tenido lugar en Rajine, Shan y Kachin.

“La violencia étnica en Birmania ha sido realmente horrorífica”, asegura Facebook en un comunicado.

En otro intento por el plan que han aplicado para prevenir la difusión del odio y desinformación en la red social, la compañía removió 18 cuentas de Facebook, una de Instagram y 52 páginas de Facebook, seguidas por casi 12 millones de personas. Han conservado todos los datos, incluyendo el contenido de todas las cuentas y páginas eliminadas.

Describen que específicamente han bloqueado a 20 individuos y organizaciones de Facebook en Birmania, entre los que figuran el Mayor General Min Aung Hlaing, el comandante en jefe de las fuerzas armadas, y el canal militar de televisión, Myawady.

La compañía alega que quiere prevenir a estas personas y organizaciones de seguir alimentando las tensiones religiosas y étnicas. Igualmente, han sido removidas 46 páginas y 12 cuentas por comprometerse en un comportamiento inauténtico coordinado en Facebook.

Según pudo comprobar la empresa, estas cuentas utilizaban ciertas páginas de noticias y opinión, aparentemente independientes, para apoyar de manera encubierta los mensajes del ejército de Birmania.

Violencia en Birmania

El informe de las Naciones Unidas ha derivado en que el ejército de Birmania y sus autoridades deben ser juzgados por los crímenes de guerra que se han estado perpetrando en varias regiones del país.

Más de 700.000 miembros de la minoría musulmana rohingya han huido en 2018

Para la organización, las tácticas del ejército “son enormemente desproporcionadas con respecto a las actuales amenazas de seguridad, especialmente en Rajine, pero también en el norte de Birmania”.

Los crímenes de lesa humanidad abarcan el asesinato, encarcelamiento, desapariciones forzosas, tortura, violación, esclavitud y persecución.

“Los delitos en el estado de Rajine y la manera en que estos han sido perpetrados son similares en su naturaleza, gravedad y alcance a los que han permitido intenciones genocidas en otros contextos”, opinó la organización.

Más en TekCrispy