Está claro que muchos animales experimentan emociones ricas y profundas. Entre las diferentes emociones que los animales muestran, inequívocamente está el duelo. Muchos animales reflejan una gran aflicción por la pérdida o la ausencia de un amigo cercano o un ser querido.

Hasta los años ochenta, la idea de que los animales pudieran tener sentimientos como los humanos se consideraba ridícula. Se pensó que las reacciones de los animales eran una serie de reflejos automáticos en respuesta a estímulos ambientales.

Los animales usan los principios de la economía en la naturaleza

Si bien se aceptó que los animales experimentan sentimientos básicos como dolor, miedo y enojo, las sugerencias de que pudieran tener otro tipo de emociones complejas, como el amor o la pena, fueron descartadas como sentimentales e ilusas.

Pero las sofisticadas técnicas de imágenes cerebrales han demostrado que los humanos forman sus emociones en las partes más primitivas del cerebro, como el sistema límbico, una estructura que no es exclusiva de la especie humana, sino que compartimos con todos los mamíferos.

Adicionalmente, tenemos los mismos neurotransmisores, como la dopamina y las endorfinas, que son productos químicos idénticos en las diferentes especies. Entonces, si la anatomía, la fisiología y la bioquímica son las mismas, ¿por qué el sentimiento experimentado debería ser diferente?

Las diferencias clave entre los cerebros humano y animal,  se encuentran principalmente en la corteza frontal, la cual permite a los humanos pensar, planificar y reflexionar, pero aparte de estos aspectos, ahora se piensa que la conciencia animal es sorprendentemente similar a la nuestra.

Son muchos los ejemplos que se pueden citar, como el caso de las madres de leones marinos que lloran mientras miran a su descendencia siendo devorada por orcas, y delfines que luchan por salvar las vidas de los niños moribundos, y al darse cuenta que ya no hay nada que hacer, lloran.

Las tasas de suicidio y homicidio aumentaron entre 2007 y 2017 en EE.UU.

Los elefantes también son conocidos por mostrar dolor, manifestando una angustia visible sobre los cadáveres de los compañeros. Es muy conocida la historia de un joven chimpancé que dejó de comer, se retiró socialmente y finalmente murió afectado por la muerte de su madre. Hay muchos otros ejemplos de duelo animal en la naturaleza, incluyendo lobos, llamas y urracas, entre otros.

Si bien no todos los animales ofrecen muestras de pena por la pérdida de compañero o familiar, está claro que en muchos otros, las muestras de dolor y pena manifiestas luego se sufrir una pérdida, revelan sentimientos genuinos y arraigados.

Referencias:

Pan thanatology. Current Biology, 2010 https://doi.org/10.1016/j.cub.2010.02.010

Comparative thanatology. Current Biology, 2016. https://doi.org/10.1016/j.cub.2015.11.010

Tool use for corpse cleaning in chimpanzees. Scientific Reports, 2017. https://doi.org/10.1038/srep44091

Más en TekCrispy