Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que el campo magnético de la Tierra, generado por el material que fluye en su núcleo, puede revertir su polaridad más rápidamente de lo que se pensaba, lo que representa una gran amenaza para la infraestructura terrestre y espacial.

Durante años, los científicos han sabido que el campo magnético de nuestro planeta desempeña un papel fundamental en la protección de satélites y sistemas de comunicaciones sofisticados contra las consecuencias perjudiciales del viento y la radiación solar.

Estos eventos climáticos, propios de la actividad solar, envían corrientes de partículas cargadas que se precipitan hacia nuestro mundo, pero el campo magnético se interpone y desvía la mayoría de ellas, actuando como un escudo protector.

Una causa adicional de preocupación

Sin embargo, el flujo de hierro líquido del núcleo de la Tierra a veces puede generar una reversión de polaridad completa, llevando el polo norte magnético al sur y viceversa, debilitando la protección que el campo magnético nos ofrece.

Si bien los científicos saben desde hace tiempo que un cambio de este tipo puede dejar a la Tierra desprotegida, un reciente estudio realizado por investigadores de la Universidad Nacional de Australia, la Universidad Nacional de Taiwán y la Universidad del Sur de Ciencia y Tecnología de China, está agregando una causa adicional de preocupación.

Los investigadores analizaron una antigua estalagmita y descubrieron que la Tierra fue testigo de algunos cambios rápidos en el campo magnético en el pasado, fluctuaciones que fueron más rápidas de lo que se había estimado.

Más rápido de lo que se pensaba

Los científicos analizaron 16.000 años de historia geomagnética codificados en los átomos de una antigua estalagmita en China. Esta historia escrita en piedra reveló que hace unos 98.000 años, el campo magnético del planeta volcó repentinamente su polaridad en tan sólo 100 años, aproximadamente 30 veces más rápido de la tasa generalmente esperada.

El equipo descubrió que la polaridad magnética de la Tierra cambió varias veces durante el periodo analizado, lo que no fue una sorpresa. Pero el hecho de que hace 98.000 años se presentó un cambio de polaridad en un lapso de 100 o 200 años, resultó bastante sorprendente, ya que hasta la fecha, se creía que las transiciones de polaridad llevaban miles de años en materializarse.

El investigador Andrew P. Roberts, catedrático en la Escuela de Ciencias de la Tierra de la Universidad Nacional de Australia y coautor del estudio, indicó:

“El registro proporciona información importante sobre el comportamiento del campo magnético antiguo, que ha resultado variar mucho más rápidamente de lo que se pensaba anteriormente.”

La intensidad del campo magnético de la Tierra ha disminuido en aproximadamente un 10 por ciento en el último siglo y si tales vuelcos rápidos son una indicación, algo similar podría suceder en el futuro.

Sin embargo, antes de sacar conclusiones con respecto a la repetición de tales reversiones en el campo magnético, los científicos tienen que realizar más estudios para profundizar en los procesos detrás de la transición de la polaridad y con qué frecuencia ocurren.

Referencia: Multidecadally resolved polarity oscillations during a geomagnetic excursión. PNAS, 2018. https://doi.org/10.1073/pnas.1720404115