Razer Raiju 1

Los usuarios del difunto Exchange de Bitcoin Mt Gox podrían empezar a cargar las muestras de sus alegaciones en el marco de un proceso de rehabilitación recién aprobado. Nobuaki Kobayashi, fideicomisario de Mt Gox, anunció este pasado jueves que el sistema de cargo de quejas online ya estaría funcionando para todos los afectados, independientemente de si los mismos ya habrían presentado sus quejas previamente en medio de los procedimientos de bancarrota.

Los afectados por esta situación ya habrían obtenido una gran victoria en el mes de junio, cuando la corte distrital de Tokio movió el Exchange del proceso de bancarrota al de rehabilitación civil. Asimismo, esto abre la puerta a los afectados para recibir bitcoins en lugar de los pagos en efectivo equivalentes al valor de sus reservas cuando Gox cesó sus operaciones en 2014.

De acuerdo con Kobayashi, los afectados tendrían hasta el 22 de octubre para presentar sus pruebas. “El plazo máximo para que el comité ofrezca una declaración de aprobación o rechazo a las quejas será el 24 de enero de 2019, pero, por el momento una fecha exacta no se ha determinado”, comentó en un documento.

Asimismo, vale destacar que los usuarios que perdieron el acceso a su cuenta de Mt Gox podrían cargar su información de forma offline, enviando pruebas a una dirección en Tokio designada por el fideicomisario de Mt Gox.

En un momento, Mt Gox fue considerado el mayor Exchange de Bitcoin debido a su volumen de trading, pero tras sufrir un robo de más de 744,000 BTC, debió declararse en bancarrota en 2014. Desde entonces, los afectados estarían tratando de recuperar sus fondos.

Así, cuando el precio del Bitcoin llegó a los US$ 20,000 el año pasado, varios afectados realizaron una petición a la corte de bancarrota en Tokio, buscando llevar el caso a un proceso de rehabilitación civil.

 

Actualmente, los abogados representando a varios de los afectados de Mt Gox que realizaron la petición se encuentran desarrollando una política de reembolsos, argumentando que Mt Fox debería pagar a sus usuarios con las mismas criptomonedas que depositaron en los exchanges, en lugar de efectivo.