La firma de asesoría financiera ‘Weiss Ratings’ denominó, en recientes declaraciones, al Bitcoin (BTC) como “una criptomoneda fallida”; sin embargo, y pese a los comentarios controvertidos, destacó que sigue teniendo valor para sumarse al portafolio de los inversionistas.

Las declaraciones fueron hechas en el perfil de Twitter de la firma, en donde señalaron que “el BTC falló en cumplir con las expectativas del mercado, como una moneda digital P2P (Peer-to-Peer), así como al ser usada en la cotidianidad”.

En lugar de lo esperado, la firma especificó que el BTC ha venido a ser empleado en el mercado con “propósitos especulativos” y para “llevar a cabo actividades ilícitas”; no obstante, dichos enfoques no se le atribuyen solamente a la criptomoneda como tal, sino a una serie de factores externos.

En este sentido, Tony Sagami, el analista en jefe de Weiss, asegura que uno de estos factores influyentes en el desenvolvimiento del BTC lo constituye su “alta volatilidad”; seguido del hecho que el mercado no lo ha adoptado de manera generalizada; así como que muchos “lo ven como una novedad, en vez de una necesidad, que además implica un proceso complejo de uso”.

Sagami también agregó lo siguiente:

[En mi opinión] los activos con la menor correlación con las clases de activos tradicionales –[entre los que contamos al]  S&P 500, el dólar, las acciones internacionales, los bonos, los productos e incluso el oro- son las criptomonedas.

Cabe destacar que algunas de las opiniones de los partidarios de la criptomoneda apuntan al hecho que su “verdadero valor” no es su precio o utilidad como medio para efectuar transacciones, sino más bien lo conforma “su valor de almacenamiento”.

Pese a los factores antes mencionados sobre su bajo índice de uso, existe una paradoja en cuanto a su hashrate, el cual casi ha alcanzado la cúspide de la red BTC; aún así, la actividad de minería no hace mucha diferencia con cómo es adoptada una criptomoneda en el mercado real.

Un último punto por mencionar, que considera Weiss, es el hecho que el BTC pertenece a un “nicho del mercado” que no atañe a la verdadera economía. Algunos investigadores estiman, de hecho, que su comercialización y transacciones no llegan más allá del 1% de los movimientos financieros del mercado, especialmente en países como China, por ejemplo.

Contrario a lo antes estipulado, es indudable que su potencial es grande y muchos avances se han logrado en los últimos años en torno a las criptomonedas en general y a su tecnología de respaldo, la blockchain.