Una de las últimas declaraciones de las autoridades del Banco de la República Popular de China (PBOC) advierte sobre los riesgos de ciertos grupos que promocionan inversiones y negocios bajo la fachada de “criptomonedas, blockchain o innovación financiera” y que atraen a los inversionistas hacia esquemas ilícitos sean Ponzi o de recaudación de fondos.

Las declaraciones fueron, además, respaldadas por otros entes como la Oficina de Seguridad Pública, la Comisión Bancaria y Aseguradora de China, quienes alegaron que “no todas las actividades del comercio con monedas digitales, en realidad, están vinculadas con ellas o con la tecnología blockchain, sino que se aprovechan del furor de los inversionistas para llamar la atención hacia negocios ilícitos o esquemas Ponzi”.

En específico, las declaraciones destacan varios factores por considerar a la hora de detectar un esquema fraudulento:

La mayoría de los esquemas fraudulentos orientados en la blockchain operan internacionalmente, confiando en Internet y en los instrumentos de las redes sociales. Usan herramientas como chats y métodos de pago en línea para recaudar fondos. Sin embargo, el uso de herramientas en línea ayuda a que el riesgo se propague a un ritmo rápido. Algunos de estos estafadores están desarrollando sus sitios web a través del alquiler de servidores ubicados en el extranjero, administrando sus proyectos desde un país extranjero.

Asimismo, aclararon que los estafadores emplean métodos cada vez más ingeniosos para confundir a sus potenciales clientes, como el uso de los denominados airdrops”, las estrategias de marketing en redes sociales y la promoción de tokens, los cuales aseguran que tendrán un mayor valor que el inicial.

Seguidamente, un último factor por tomar en cuenta consiste en “los ingresos pasivos”, es decir, la promesa de que los inversionistas podrán ganar sin hacer nada, tan sólo adquirir los tokens que se les ofrecen les generará, en pocos meses, una supuesta ganancia o retorno mayor al invertido.

Pese a las advertencias y fuertes restricciones del gobierno hacia las criptomonedas e ICOs, las autoridades aún parecen tener sus esperanzas puestas en el desarrollo de la tecnología ledger distribuida y en su uso para posicionar al país en lo alto de la cúspide financiera internacional.