Ant Financial, el afiliado de pagos de Alibaba, está cooperando con los reguladores chinos para monitorizar el trading peer to peer de criptomonedas en su app móvil de Alipay, de acuerdo con Beijing News.

El medio de comunicación, administrado por el partido comunista chino, reportó este viernes que Ant Financial buscaría monitorizar tanto las cuentas de los consumidores, como la de comerciantes, además de otros sitios notables que integran la puerta de entrada de Alipay para facilitar el trading de criptomonedas.

En este sentido, un vocero declaró que Alipay se adhiere al principio de no proveer servicios por transacciones de criptomonedas, comentando: “hemos estado y continuaremos estando monitorizando de cerca las actividades de trading de criptomonedas. Si encontramos actividades que sospechemos están vinculadas a divisas digitales, tomaremos medidas apropiadas incluyendo (pero no limitando) la suspensión de transferencia de fondos relacionados a criptomonedas, y restricción permanente de las funciones de recolección de pagos de las cuentas involucradas.”

No obstante, la compañía no ofreció detalles sobre cuántas cuentas ya habrían sido descubiertas como involucradas en trading de criptomonedas. Asimismo, estas noticias entrarían en concordancia con el reporte de que los reguladores financieros chinos estarían buscando bloquear el acceso a más de 100 plataformas internacionales de trading de criptomonedas que aún continúan prestando servicio a inversionistas chinos.

Asimismo, WeChat Pay, otra app de pagos móviles lanzada por el gigante de internet Tencent, habría estado monitorizando y bloqueando cuentas cuyos usuarios se encuentran bajo sospecha de realizar transacciones en criptomonedas.

En respuesta al veto establecido por el gobierno chino hacia el trading y los initial coin offerings (ICOs) de parte del Banco Popular de China en septiembre del año pasado, muchos exchanges chinos han tenido que llevar sus negocios al extranjero para poder ofrecer trading cripto a fiat.

Alipay, WeChat Pay y las transferencias bancarias han sido utilizadas desde entonces por los residentes chinos para comprar activos digitales y burlar las sanciones.