El fabricante ruso de armas Kalashnikov quiere entrar por todo lo alto en el negocio de los coches eléctricos, presentando el día de hoy un vehículo inspirado en un extraño modelo ruso de la década de 1970, asegurando que su nueva tecnología rivalizará con Tesla Motors, la compañía de coches eléctricos y autónomos propiedad de Elon Musk.

A pesar de que Kalashnikov es ampliamente conocida por sus ametralladora AK-47, la compañía se ha mantenido a la vanguardia en el sector armamentista, como el reciente prototipo de robot para tareas de combate que fue presentado hace un par de días. Ahora, ha presentado este nuevo coche eléctrico de color azul claro en una exposición de defensa a las afueras de Moscú, según la prensa local.

El CV-1 es un prototipo de coche eléctrico, y si luce como un carro antiguo, es porque la compañía se inspiró en un modelo de coche soviético creado en los años 70 y cuyo nombre era ‘Izh-Kombi’. Sin embargo, la compañía ha aclarado que para el CV-1 ha desarrollado diversos elementos de vanguardia, incluyendo una autonomía que le permitirá viajar hasta 350 kilómetros con una sola carga.

Según la compañía, han creado su propio concepto de ‘superdeportivo eléctrico’, basado en varios sistemas originales de Kalashnikov. Asimismo, Kalashnikov explicó que con este nuevo producto espera posicionarse en las filas de los productores mundiales de coches eléctricos, como Tesla y sus competidores, los cuales sirvieron de inspiración para su creación.

En Rusia, la prensa reportó diversas reacciones ante la noticia, sobre todo de parte de usuarios apegados a ideologías partidistas que prefieren ver al fabricante de armas haciendo lo que siempre ha sabido ‘hacer bien’, en vez de fabricar coches eléctricos. Además, el prototipo de robot que fue presentado esta semana por Kalashnikov también fue criticado por los ciudadanos, quienes aseguraron que la compañía estaba viendo mucho ‘Robocop’.