Air Bud

La granja de minería kryptovault con sede en Noruega e instalaciones en diferentes ciudades, podría verse obligada a suspender sus operaciones debido a problemas regulatorios y altos niveles de ruido generados por sus equipos.

Según se conoció a través de una información publicada en The Local, las autoridades alegan que las instalaciones utilizadas para la minería de criptomonedas no cuentan con los permisos indicados y han estado operando de forma ilegal. Sin embargo, aún no se sabe con certeza cuales son estas certificaciones que deben solicitar para poder continuar con la actividad.

Como consecuencia, los funcionarios del gobierno local están en capacidad de obligar a la compañía a que terminen sus operaciones de minería en la localidad, aunque solo sea por un determinado periodo de tiempo.

A pesar de esto, el CEO de Kryptovault Stig Myrseth manifestó que la compañía había solicitado los permisos que restaban para poder operar correctamente, indicando al mismo tiempo, que para el momento de recibir la dirección de las instalaciones de minería la misma contaba con todos los permisos adecuados.

El centro de minería de la empresa maneja unas 9.500 computadoras, utilizando hasta 40MW de potencia, esto le permite minar en criptomonedas varios millones de coronas noruegas y aumentar la capacidad de beneficios a los inversionistas.

Por otra parte, aunque la energía utilizada es de fuentes renovables como la hidráulica y eólica, el problema se ha generado para los demás habitantes por el ruido excesivo que producen los ventiladores para enfriar los equipos.

Uno de los residentes señalo que el ruido estaba presente durante las 24 horas, los 365 días del año y que la situación había perjudicado el verano para los vecinos al tener que permanecer con sus ventanas cerradas durante el fuerte calor e incluso desalojar habitaciones cercanas a las propiedades donde funcionan los mineros.

Finalmente con el objetivo de mantener las maquinas operativas, además de solicitar los demás permisos requeridos, la empresa ha invertido en reductores de ruido que bajarán los niveles de unos 60 decibeles a 45 aproximadamente.