La disputa entre EE.UU y Rusia trasciende los límites de lo ideológico y lo político, y ha afectado directamente a las compañías de tecnología actuales. En el caso de Rusia, los empresarios locales se han visto fuertemente atacados por el Kremlin, sobre todo si se niegan a cumplir peticiones como acceder a los datos privados de sus usuarios.

Esto ocurrió con Telegram, la app de mensajería propiedad del ruso Pavel Durov, que fue bloqueada en Rusia por negarse a ofrecer acceso a los agentes de inteligencia del Kremlin a los chats privados de sus usuarios. Si esto sucede con una app creada por un ciudadano ruso, ¿Qué pueden esperar las compañías tecnológicas extranjeras?

Pues bien, un nuevo informe de Reuters ha revelado las intenciones de las compañías de telecomunicaciones de Rusia, quienes han propuesto una ley que obligue a las compañías de Internet extranjeras a compartir la carga financiera que implica el almacenamiento de datos en el país.

De ser aprobada esta legislación, las compañías de telecomunicaciones rusas podrían exigir una indemnización a las empresas de Internet extranjeras, incluyendo las plataformas de redes sociales y apps de mensajería. Al parecer, este proyecto de ley, al que Reuters tuvo acceso, sería aprobado en noviembre próximo.

En caso de que las compañías de telecomunicaciones se nieguen a cumplir esta ley, el regulador de este sector en Rusia, Roskomnadzor, podría reducir la velocidad de acceso a los sitios web de estas compañías a los usuarios rusos.

Un vocero de la estatal rusa de telecomunicaciones Rostelecom, dijo al medio que su compañía aprobaba la idea de que las compañías extranjeras de Internet también paguen por el almacenamiento de datos, debido a que todos los actores del ecosistema web deberían participar en el desarrollo de los recursos de Internet.

Una de las razones por las que esta medida sería tomada, es que los operadores rusos de telecomunicaciones todavía no cuentan con la infraestructura necesaria para el almacenamiento de los datos de los usuarios, a pesar de que el presidente Putin ha asegurado en varias oportunidades que las compañías locales son capaces de mantener esta industria.