Si bien estudios previos han demostrado que la formación musical puede mejorar las habilidades del lenguaje, no se sabe si las clases de música mejoran la capacidad cognitiva general, lo que en consecuencia llevaría a un mejor dominio del idioma, o si el efecto de la música es más específico para el procesamiento del lenguaje.

A fin de esclarecer estas interrogantes, un equipo de investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y de la Universidad de Beijín, realizó un estudio cuyos resultados muestran que el entrenamiento musical alrededor de la edad de cinco años, tiene una capacidad única para mejorar la percepción del habla y las habilidades lingüísticas de los niños.

Los hallazgos sugieren que las lecciones de piano pueden tener un efecto específico en la capacidad de los niños para distinguir diferentes tonos, lo que les ayudó a distinguir mejor las diferentes palabras.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores examinaron a 74 niños del jardín de infantes, los cuales se dividieron aleatoriamente en tres grupos diferentes durante seis meses.

Un primer grupo recibió lecciones de piano de 45 minutos tres veces por semana; el segundo, participó en lecciones de lectura adicionales durante el mismo período de tiempo; y un tercero que no recibió intervención alguna.

Después de seis meses, los investigadores evaluaron a los niños sobre su capacidad para discriminar palabras según las diferencias en vocales, consonantes o tono (ya que el mandarín, el idioma materno de los niños, es tonal).

Los resultados fueron claros: el grupo de niños que recibió entrenamiento de piano mostró ventajas únicas sobre los otros dos grupos en su capacidad para discriminar palabras basadas en consonantes, así como una habilidad mejorada para identificar cambios en el tono de conversación y el tono musical.

Los autores del estudio indican que las sensibilidades neuronales mejoradas al tono musical, parecen ser la clave para una mejor discriminación entre las palabras habladas y las habilidades lingüísticas mejoradas observadas en los niños que tomaron clases de piano.

Curiosamente, los tres grupos mostraron la misma mejora en las medidas cognitivas generales que incluyeron pruebas de coeficiente intelectual, memoria de trabajo y capacidad de atención. Este aspecto del estudio sugiere que seis meses de entrenamiento musical alrededor de la edad de cinco años no mejora las funciones cognitivas generales.

Aunque el entrenamiento musical parece mejorar el procesamiento del habla y el sonido a través de una mejor diferenciación del tono, se necesita más investigación para identificar los mecanismos cerebrales exactos que subyacen a este fenómeno.

Los investigadores se encuentran preparando la realización de futuros estudios orientados a hacer una inmersión más profunda en los cambios neurológicos específicos asociados con el entrenamiento musical.

Referencia: Piano training enhances the neural processing of pitch and improves speech perception in Mandarin-speaking children. PNAS, 2018. https://doi.org/10.1073/pnas.1808412115