La medida en la que vemos el mundo ha cambiado drásticamente, y es que desde la tecnología, hasta las relaciones sentimentales han experimentado ciertos cambios a través de los años. Hoy en día, el uso de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería instantánea han tenido efectos tanto negativos como positivos sobre nuestras relaciones.

Es por ello que, que las Universidades de Córdoba y Sevilla han realizado un estudio sociológico a fin de determinar el impacto que generan las redes sociales, como: WhatsApp, en la forma que manejamos nuestras relaciones sentimentales.

Por medio de este estudio, los investigadores concluyeron que estas herramientas tienen un impacto “poco significativo en las relaciones de pareja”, ya que, según informa Virginia Sánchez,  investigadora de la Universidad de Sevilla y responsable de este estudio, a medida que la relación va madurando y con ello las parejas, menos problemas representan estas tecnologías Online.

A medida que se avanza en edad, la influencia de lo online va teniendo menos impacto en la vida de pareja.

Sánchez añade, que las acciones más comunes como: hablar con tu pareja por teléfono, compartir fotos o enviar correos electrónicos pueden ser indicios de una relación positiva o negativa.

Acciones tan cotidianas como hablar de la relación de pareja vía móvil, compartir fotos con la pareja, enviarle correos electrónicos, todo ello nos orienta sobre si dos personas tienen una relación positiva o hay indicios de conductas que pueden afectarles negativamente.

Así es mencionado en el artículo “Romantic Relationship Quality in the Digital Age: A Study with Young Adults”, donde se realizó una encuesta a jóvenes de entre 18 y 25 años, que cursaban estudios universitarios.

En este estudio, se analizaron los aspectos relacionados con la intimidad online en la relación sentimental, con el fin de verificar si el compartir tiempo conectados por estos medios impacta positivamente la relación de pareja.

Pero no todo es positivo ya que, prácticas como: tratar de comunicarse con la pareja y que ésta no responda, dejar de hablar, escribir en mayúscula o poner puntos suspensivos si se está molesto, generan un impacto negativo en la relación pues, se interpretan como conductas online que afectan negativamente a la pareja, además de que como avisa la experta: “Son prácticas sutiles de maltrato psicológico porque manipulan”.