De manera independiente, dos recientes estudios muestran los efectos negativos que tiene respirar aire contaminado, lo cual es responsable de la muerte de millones de personas en todo el mundo.

El estudio realizado por investigadores de la Universidad de Texas, examinó los efectos de la contaminación atmosférica en la esperanza de vida en toda la población humana de la Tierra. La investigación sugiere que las emisiones de partículas acortan la esperanza de vida de los humanos en más de un año.

Hielo ártico revela 1.500 años de progreso y contaminación

Los investigadores analizaron la contaminación de la materia particulada que mide menos de 2,5 micras (PM2.5) en todo el mundo. Estas macropartículas pueden ser inhaladas profundamente en los pulmones, lo que se ha relacionado con una variedad de dolencias humanas, que incluyen enfermedades pulmonares, cardíacas, derrames cerebrales y cáncer.

La mayor parte de estos agentes contaminantes provienen de plantas de energía, automóviles y camiones, incendios, agricultura y emisiones industriales.

El equipo utilizó datos del Estudio de Carga Global de Enfermedades para medir la exposición a la contaminación del aire PM2.5 y sus consecuencias en 185 países. Luego cuantificaron el impacto nacional en la esperanza de vida para cada país individualmente, así como a escala global.

Los investigadores pudieron identificar sistemáticamente cómo la contaminación del aire acorta sustancialmente vidas en todo el mundo. Lo que encontraron fue que la contaminación atmosférica tiene un efecto muy grande sobre la supervivencia: en promedio, alrededor de un año globalmente.

A medida que la concentración ambiental de partículas finas de contaminación del aire aumenta en un país, también lo hace la pérdida en la expectativa de vida promedio. Pero cada población tiene su propio nivel de salud de referencia, por lo que los impactos de la mortalidad varían de un país a otro.

La contaminación del aire y las enfermedades cardiovasculares

La contaminación del aire, y el polvo fino en particular, es responsable de más de cuatro millones de muertes cada año. Casi el 60 por ciento de esas muertes se producen como resultado de enfermedades cardiovasculares.

Ese alto porcentaje de muertes por enfermedad cardiovascular, motivó a un equipo internacional de científicos alemanes, ingleses y estadounidenses a revisar los mecanismos responsables del daño vascular provocado por la contaminación del aire.

El estudio revela la destacada responsabilidad que tiene la materia particulada, especialmente el polvo ultrafino, cuyo tamaño es comparable al de un virus, en las enfermedades vasculares.

Los investigadores explican que cuando se inhala materia ultrafina, ésta entra inmediatamente en el torrente sanguíneo a través de los pulmones, es absorbida por los vasos y causa inflamación local.

En última instancia, esto causa más aterosclerosis (calcificación vascular) y, por lo tanto, conduce a más enfermedades cardiovasculares, como infarto de miocardio, infarto agudo de miocardio, insuficiencia cardíaca y arritmias cardíacas.

Exposición crónica al ozono incrementa el riesgo a sufrir enfermedades cardiovasculares

Estudios previos han demostrado que el impacto de la contaminación del aire sobre la salud humana puede variar de una región a otra, y que los científicos y los legisladores deberían dar cuenta de esta variabilidad.

Las recientes investigaciones han confirmado que las regulaciones ambientales pueden reducir significativamente la contaminación del aire, mejorando los resultados de la salud humana.

Referencias:

Ambient PM2.5 Reduces Global and Regional Life Expectancy. Environmental Science & Techonology Letters, 2018. https://doi.org/10.1021/acs.estlett.8b00360

Effects of gaseous and solid constituents of air pollution on endothelial function. European Heart Journal. 2018. https://doi.org/10.1093/eurheartj/ehy481

Más en TekCrispy