Microsoft ha encontrado nueva evidencia de que Rusia continúa intentando intervenir en la política de Estados Unidos, luego de informar que ejecutó una orden judicial para cerrar seis sitios web creados por un grupo de hackers vinculado a la inteligencia rusa, cuyo objetivo era atacar las instituciones estadounidenses conservadoras, el Senado y el propio Microsoft.

Según el anuncio oficial de la compañía, los sitios web falsos buscaban engañar a los usuarios haciéndoles creer que hacían clic en los sitios del Instituto Hudson y el Instituto Internacional Republicano, ambos grupos democráticos a los que pertenecen figuras prominentes de la política estadounidense.

El Buró Federal de Investigaciones (FBI), no ha ofrecido ninguna declaración con respecto a la orden de Microsoft, o si este hecho guarda relación con la investigación que lleva a cabo el Departamento de Justicia sobre el papel de los hackers rusos en las elecciones de 2016. Con respecto a la ejecución de la orden judicial, Microsoft aseguró:

La semana pasada, la Unidad de Delitos Digitales de Microsoft (DCU) ejecutó con éxito una orden judicial para interrumpir y transferir el control de seis dominios de Internet creados por un grupo ampliamente asociado con el gobierno ruso y conocido como Strontium o, alternativamente, Fancy Bear o APT28.

Recordemos que Fancy Bear se escuchó por primera vez en voz del abogado especial Robert Mueller, quien acusó de manera formal a 12 funcionarios de inteligencia rusos el mes pasado por su presunta interferencia en las elecciones de 2016. En la acusación de Mueller, se afirma que el grupo estaba compuesto por dos unidades del principal servicio de inteligencia internacional de Rusia, conocido como GRU.

Por su parte, Microsoft dijo que se ha dirigido a los tribunales para obtener el control de dominios web sospechosos al menos 12 veces en dos años. De esta manera, la compañía de Redmond asegura que ha cerrado 84 dominios web falsos asociados a Fancy Bear, también conocido como APT28 o Strontium.

Microsoft dijo que el grupo pretendía crear una infraestructura de comando y control a través de la cual realizarían sus actividades ilícitas, incluyendo ataques informáticos a ordenadores y redes, monitoreo de actividad web de los usuarios y robo de datos.

Las acusaciones de Microsoft contra el Kremlin no han cesado desde hace algún tiempo, y la más reciente de ellas se dio con motivo del Foro de Seguridad de Aspen, donde Tom Burt, vicepresidente corporativo de seguridad y confianza de Microsoft, afirmó que tres candidatos al Congreso en las elecciones de este año fueron víctimas de un intento de ataque de phishing similar al dirigido a la campaña de Hillary Clinton en las elecciones de 2016.