Hoy en día, nos encontramos con muchos programas de edición que nos ayudan a aplicarle todos los detalles que queramos a las imágenes, ya sean programas de software privativo o libres, sin embargo, el usar estas aplicaciones requiere tener una pequeña experiencia en ello.

En tal sentido y en pro de aligerar esta tarea, el Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT, acaba de desarrollar una herramienta de edición de imágenes que, mediante inteligencia artificial permite automatizar el proceso de la selección de objetos.

Esta funcionalidad es conocida en las aplicaciones de edición de fotografías como lo es el lazo magnético o mágico.

Esta novedosa técnica llamada: “Semantic Soft Segmentation o SSS”  ha sido desarrollada por los investigadores de MIT CSAIL y hace uso de la Inteligencia Artificial, para separar los objetos y el fondo, obteniendo como resultado una imagen con diferentes segmentos separados.

Si bien, este proceso suena fácil y hasta sencillo, internamente la implementación de esta IA lleva consigo una serie de algoritmos y cálculos matemáticos súper complejos.  Los investigadores del MIT, utilizaron una red neuronal para procesar las características de la imagen y tomar determinaciones sobre los bordes suaves de la misma.

Esta IA toma estas características en cuenta y realiza el proceso de clasificar y detectar la diferencia en las formas de manera automática.

Según el investigador, Yagiz Aksoy, esta tarea de separación o demarcación puede ser muy sencilla para los humanos, sin embargo, para la IA no lo es ya que, implica un entrenamiento previo, he allí el uso de la red neuronal:

“Lo difícil de estas imágenes es que no todos los píxeles pertenecen únicamente a un objeto. En muchos casos, puede ser difícil determinar qué píxeles son parte del fondo y cuáles son parte de una persona específica”.

A pesar de los avances de esta IA aún no permite realizar este proceso en vídeos y se toma alrededor de cuatro minutos en procesar una imagen. No obstante, esto representa una importante invención y marca un antes y después en la edición de imágenes, teniendo como punto clave el hecho de que las imágenes se pueden procesar de mejor manera con la IA.

Si deseas consultar todos los detalles de esta IA, puedes hacerlo desde el libro blanco de CSAIL.