Facebook eliminará más de 5 mil opciones de segmentación publicitaria para prevenir la discriminación en los anuncios. Los anunciantes no podrán ocultar sus avisos publicitarios a personas que tengan interés en asuntos como “cultura islámica”, “budismo” o “cultura nativoamericana”.

La medida surge como consecuencia de una queja oficial proveniente del Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los Estados Unidos –HUD, por sus siglas en inglés– contra Facebook por permitir a los anunciantes excluir de manera selectiva a ciertos grupos demográficos. La queja podría escalar en una demanda federal.

El pasado julio sucedió un hecho similar que obligó a Facebook a firmar un acuerdo con el estado de Washington en el que se comprometía a remover todas aquellas categorías relacionadas con raza, etnicidad, orientación sexual y religión.

Facebook ha estado bajo el escrutinio público desde 2016 cuando surgió un conflicto similar, tanto organizaciones civiles como gubernamentales han estado reflexionando sobre cómo la red social tiene herramientas que permiten crear formas ilegales de discriminación en cuanto a temas como el acceso a oportunidades de empleo y créditos, y a servicios como bienes raíces, los cuales están bajo la protección de la ley federal.

Comprometidos contra la discriminación

En una publicación en su blog, Facebook aseguró estar comprometida con “proteger a las personas de publicidades discriminatorias en nuestras plataformas”, y que además removerán las 5 mil opciones “para ayudar a prevenir el mal uso” de sus herramientas.

Consideran que “reducir el riesgo de abuso es más importante” que la efectividad de la herramienta en otros sectores que han utilizado su espacio para publicidad. En paralelo a la eliminación de las opciones, también expandirán su programa de educación de anunciantes sobre sus obligaciones.

Los anunciantes de bienes raíces, empleos y de créditos, deberán obtener una certificación para seguir publicando avisos publicitarios. El programa fue diseñado con expertos en el área de mercadeo para subrayar la diferencia entre segmentación publicitaria aceptable y segmentación discriminatoria.