Los avances técnicos desarrollados en las últimas décadas han permitido a los investigadores hacer una mejor y más profunda exploración del cosmos; esto se ve reflejado en la gran cantidad de hallazgos reportados, como los más de 4.000 exoplanetas descubiertos.

El descubrimiento de exoplanetas que orbitan alrededor de otras estrellas, ha despertado interés en comprender la composición de estos mundos a fin de determinar, entre otros objetivos, si son adecuados para el desarrollo de la vida.

En este sentido, en el marco de la conferencia Goldschmidt realizada en Boston, un equipo de investigadores ha demostrado que es probable que el agua sea un componente principal de los exoplanetas que tienen entre dos y cuatro veces el tamaño de la Tierra. Esta tesis podría tener implicaciones directas en la búsqueda de vida en nuestra galaxia.

La gran mayoría de los exoplanetas descubiertos hasta ahora se han divido en dos categorías de tamaño: aquellos con un radio planetario que promedia alrededor de 1,5 el de la Tierra, y aquellos que promedian alrededor de 2,5 veces el radio de la Tierra.

Después de analizar los exoplanetas con mediciones de masa y cálculos de radio, los investigadores desarrollaron un modelo de su estructura interna, el cual indica que los exoplanetas pequeños probablemente sean rocosos, mientras que aquellos con un tamaño aproximado a 2,5 el radio de la Tierra son probablemente mundos de agua.

La reciente evaluación de datos del Telescopio Espacial Kepler y la misión Gaia, indica que al menos un tercio de los exoplanetas conocidos pueden contener hasta un 50 por ciento de agua. Esto es mucho más que el 0,02 por ciento de contenido de agua (en peso) de la Tierra.

Sin embargo, hay una advertencia. Muchos de estos mundos pueden tener temperaturas superficiales extremadamente calientes que pueden encontrarse a aproximadamente 200 a 500 ° C (390 a 930 ° F). Por lo tanto, se cree que los planetas podrían estar cubiertos en atmósferas de vapor de agua, con una capa de agua líquida más abajo.

A pesar de que eso sería un ambiente poco favorable para la vida, tal como la conocemos, los especialistas manifiestan que esas condiciones no excluyen la posibilidad de que se pueda desarrollar algún tipo de actividad orgánica.

Al respecto, el Dr. Li Zeng, afiliado al Departamento de Astronomía de la Universidad de Harvard y parte del equipo que realizó la investigación, explicó:

“La vida podría desarrollarse en ciertas capas cercanas a la superficie en estos mundos de agua, cuando la presión, la temperatura y las condiciones químicas son apropiadas”.

El siguiente paso en la investigación de exoplanetas será comenzar a estudiar algunas de las atmósferas de estos planetas en detalle. Los científicos esperan usar el Telescopio Espacial James Webb de la NASA, que se espera esté operativo en el año 2021, y averiguar si otros planetas realmente contienen mucha agua.

Referencia: Growth Model Interpretation of Planet Size Distribution. Goldschmidt Conference, 2018. https://goo.gl/ZA4Y65

Más en TekCrispy