Facebook es una de las redes sociales más populares; entre sus usuarios se cuentan miles de millones de personas que usan la plataforma para mantener el contacto con sus seres queridos, compartir contenido y desarrollar redes de relaciones sociales en función de intereses en común.

Sin embargo, de acuerdo a una nueva investigación, Facebook puede ser adictivo, especialmente para aquellas personas que creen que la aceptación social es un indicador de su valor como seres humanos, quienes son más propensos a usar la red social de forma compulsiva e inadaptada.

La relación entre el uso de Facebook y el autoestima ya ha sido estudiada previamente; sobre la base de esto, un equipo de investigadores de la Escuela de Psicología Baruch Ivcher, se trazaron como objetivo estudiar la relación entre los componentes de la autoestima y el uso de la mencionada plataforma.

En líneas generales, el autoestima se compone de la percepción de aceptación social, la apariencia física, la superioridad en términos de competencia, el amor y el apoyo familiar, las virtudes y la espiritualidad.

En este sentido, para aquellas personas que consideran que la aceptación social es la base de su autoestima, se desarrolla una especie de dependencia a la aprobación de los demás para la construcción de su identidad personal.

De esta forma, según los investigadores, al evaluar a 337 personas con una cuenta activa de Facebook, se encontró que la importancia otorgada a la aceptación social para el desarrollo de la autoestima se relaciona con los síntomas de adicción a esta red social.

Específicamente, se observó que aquellas personas que se mostraban de acuerdo con afirmaciones tales como “Mi autoestima depende de las opiniones que otros tienen de mí”, tienden a mostrarse de acuerdo, también, con declaraciones tales como “Uso Facebook para olvidar mis problemas personales” y “Uso tanto Facebook que esto ha tenido un impacto negativo en mi trabajo en mis estudios”.

En la misma línea, se realizó un estudio en el que se le solicitó a 80 estudiantes de Psicología que llevasen un diario por tres semanas, a partir de lo que se encontró que los niveles de adicción a Facebook tendían a exacerbarse en los días en los que la aceptación social era más importante.

Al respecto, los investigadores explican que las personas que basan su autoestima en la aceptación social tienen más probabilidades de esforzarse excesivamente por formar y mantener vínculos sociales, sintiéndose amenazadas en mayor intensidad ante la pérdida de estas relaciones.

Por tanto, los esfuerzos se dirigen a aumentar la autoestima y evitar el rechazo a partir de una autorregulación desadaptativa que se traduce en el uso obsesivo y adictivo del Facebook.

Asimismo, se observó que la importancia otorgada a la aceptación social es un predictor de la adicción al Facebook. Finalmente, los investigadores recomiendan superar las limitaciones del estudio al ampliar el rango de investigación, además de incluir otras plataformas y redes sociales, tales como Instagram y Twitter.

Referencia: Contingent self-worth and Facebook addiction, (2018). https://doi.org/10.1016/j.chb.2018.07.011

Escribir un comentario