Un caso curioso ocurrió recientemente con un Blogger conocido como Mr. Money Mustache, Peter Adeney, quien redactó hace poco un artículo sobre ‘por qué el bitcoin es estúpido’, anunció que la corporación ‘Capital One’ congeló su cuenta bancaria.

En su artículo, el controversial Blogger destacó que el “bitcoin no tiene uso real a parte de causar especulaciones”. Asimismo, comentó que:

Estas son todas las cosas que la gente ha comprado en el pasado y conducidas a precios completamente irracionales, no porque hayan hecho algo útil o hubiesen producido dinero y valor para la sociedad, sino únicamente porque pensaron que podrían venderlos a otra persona por mucho más en el futuro.

Después que su cuenta fuera congelada, destacó que la medida fue algo extrema, pues poseía unos $309.000 dólares almacenados allí y señaló lo poco que se puede confiar en las instituciones que están a favor de las criptomonedas: “en el futuro la gente podría perder su casa, su vehículo e incluso ser acusados de actos de incumplimiento de impuestos sólo por comentar en contra del comercio descentralizado”.

Por su parte, un usuario en Twitter, Brix Jørgensen, señaló que la situación de Adeney es un claro ejemplo de cómo actúan ciertas instituciones financieras en países corruptos, en donde suelen confiscarse activos de cuentas privadas sólo por mostrar una postura adversa sobre algo o por utilizar a las criptomonedas para aliviar su situación financiera. Aún así, aquellos que viven en países desarrollados, con buenos sistemas financieros, carecen más de la necesidad de tener bitcoins.

A pesar de las consideraciones, todo el furor en cuanto a su naturaleza sobre-especulativa y la atención que ha generado convirtió al bitcoin en un fenómeno que ha logrado sobrevivir a la economía global y prometerá llevar al mercado a terrenos no antes explorados, con su mezcla entre tecnología y finanzas, sumado al desarrollo y alcance de su tecnología de respaldo, la Blockchain.