ZEGO, una compañía de seguridad alimenticia está utilizando la tecnología blockchain para probar productos en búsqueda de residuos de un químico mortal relacionado a una demanda a Monsanto con implicaciones de más de 289 millones de dólares, de acuerdo con una nota de prensa.

A principios de mes, Monsanto fue obligada a pagar más de 289 millones de dólares por daños y perjuicios después de que la Corte falló en favor de las acusaciones del demandante que estipulaba que la compañía estaría utilizando un herbicida que contenía glifosato, y que esto le habría ocasionado cáncer.

En este sentido, aparentemente ZEGO tendría una aplicación de patente pendiente para un sistema basado en tecnología blockchain que le permitiría a las compañías probar sus alimentos en búsqueda de glifosato.

De acuerdo con la compañía, la solución ya estaría en la fase inicial de desarrollo y le permitiría a los consumidores realizar compras mejor informadas acerca de qué químicos contienen los víveres que compran.

Asimismo, las pruebas de glifosato pueden ser utilizadas como un medio para verificar las certificaciones orgánicas y non-GMO de los proveedores, que en ocasiones pueden ser fraudulentas.

De acuerdo con la nota de prensa, el “glifosato ha estado envuelto en miles de demandas y estudios y su correlación con el cáncer y peligros para los celíacos. Esto ha generado muchos debates en relación a qué tanta exposición a este químico sería segura, pero de forma meramente académica; pues los consumidores no tienen idea de qué tanto del mismo están ingiriendo. La mayoría de las compañías no realizan pruebas de descarte de glifosato, a pesar de que numerosos estudios han demostrado que estaría presente en gran medida incluso en víveres orgánicos.”

Sin embargo, es importante señalar que si bien el glifosato está prohibido en algunos países como Portugal e Italia debido a su potencial cancerígeno, muchos estudios afirman que es seguro si se utiliza con precaución, y que, para que una persona iguale la dosis mínima para ser considerada cancerígena, debería consumir diariamente casi 17 kilogramos de soja tratada con esta herbicida, como señala TekCrispy.

Vale destacar que esta no sería la primera iniciativa en la que la tecnología blockchain ha sido utilizada para rastrear los víveres a lo largo de toda la cadena de suministro de alimentos, tras lo presentado por Nestlé, que utilizaría un sistema para asegurarse de la procedencia de los insumos para sus alimentos para bebés.