El pasado mes de marzo, el CEO de Nvidia, Hsun Huang, afirmó que la compañía requería un aumento en la producción de unidades de procesamiento gráfico (GPU) para paliar la escasez ocasionada por los mineros de criptomonedas, quienes estaban dejando a los gamers sin hardware. Sin embargo, un nuevo informe sugiere una aparatosa caída de las actividades mineras, lo que se traduce en menos ventas de GPU para el fabricante.

En el reporte de ganancias de Nvidia del segundo trimestre del 2018, publicado ayer por la tarde, la compañía reporta una ‘disminución sustancial’ en sus ingresos como consecuencia de la caída en las ventas de hardware a los mineros de criptomonedas.

En este sentido, la directora financiera del fabricante, Colette Kress, informó que los ingresos comerciales productos de las ventas de GPU eran de US$ 2,66 mil millones el año pasado, esa cifra cayó secuencialmente un 4 por ciento. Pese a ello, Kress aseguró que las ventas récords para el sector de los videojuegos, el trabajo audiovisual profesional y los servicios de centros de datos, compensaron esta disminución en la venta de equipos a los mineros.

La cifra exacta de la disminución en la venta de GPUs a los mineros tuvo un descenso de US$ 100 millones, mientras que las ganancias alcanzaron los US$ 18 millones. De hecho, Nvidia reconoce que pronosticaba un buen año en el sector de la minería, pero a partir de este momento no apuesta demasiado por un crecimiento abrumador en este mercado.

A pesar de ello, Kress dijo que no era posible cuantificar cuánto de su negocio provenía de los mineros frente a los mercados tradicionales. Este hecho, aunado a la restricción de importaciones de equipos de minería en países de alta demanda como Vietnam y la rentabilidad descendiente que ha tenido esta actividad, podría estar influyendo considerablemente en la venta de GPUs del fabricante.