Parece que los escándalos de privacidad vinculados a Facebook y el gobierno estadounidense no están destinados a terminar, o al menos no todavía. Un nuevo informe de Reuters asegura que el gobierno de EE.UU ha intentado forzar a la compañía de Mark Zuckerberg a romper los protocolos de cifrado de su app Messenger para que las autoridades tengan acceso a los chats de un sospechoso en una investigación judicial.

Según fuentes vinculadas al caso, el caso no dispone de documentos públicos disponibles, debido a la gravedad de la petición y al hecho de que está siendo manejado ‘bajo llave’. Sin embargo, Facebook parece haber lanzado una impugnación ante la solicitud de acceso auspiciada por el Departamento de Justicia.

De momentos, tanto Facebook como la institución judicial se negaron a ofrecer declaraciones, pero se sabe hasta ahora que todo surgió a partir de una investigación a una pandilla de criminales del MS-13, también conocidos como los Mara Salvatrucha, llevada a cabo en Fresno, California. De hecho, esta misma pandilla ha sido nombrada por Donald Trump como ejemplo de los supuestos daños que los inmigrantes latinos hacen en su país.

De momento, no está claro cuál será el impacto que tenga un eventual fallo del juez a favor del gobierno estadounidense, ya que en caso de que sea aprobado el acceso, EE.UU podría presentar argumentos similares para obligar a las compañías tecnológicas a reescribir sus populares servicios encriptados, como Signal o el propio WhatsApp, también propiedad de Facebook.

Por su parte, el gigante de las redes sociales ha argumentado ante el tribunal que las llamadas de voz de Messenger están cifradas de extremo a extremo, lo que quiere decir que sólo las dos partes en una conversación tienen acceso a los mensajes que se envían a través de la app. En este sentido, la única manera en que podrían cumplir con los requerimientos del Departamento de Justicia, es cambiar su código, ese en el que todavía muchas personas confían y eliminar el cifrado.