Si bien el embarazo puede ser un momento muy emocionante en la vida de cualquier pareja, durante esta etapa, el cuerpo y el cerebro de las mujeres cambia de formas que aún los científicos no han logrado comprender por completo. Así, tras el embarazo, puede producirse una condición bastante compleja llamada depresión postparto.

La depresión postparto afecta a entre el 10 y el 20% de las mujeres tan solo en Estados Unidos, las cuales, luego de dar a luz, son víctimas de una tristeza prolongada, ansiedad, irritabilidad e incapacidad para vincularse emocionalmente con sus bebés; esto tiene lugar entre unas pocas semanas luego del alumbramiento o seis meses después de este.

Incluso, para algunas mujeres, la depresión postparto puede durar años, afectando el vínculo materno de forma tal que interfiere con el adecuado desarrollo de los niños. Esto plantea una necesidad inminente de desarrollar tratamientos efectivos.

No obstante, a pesar de lo frecuente que es la depresión postparto, hasta el momento no se había desarrollado un tratamiento específico para tratarla; en este sentido, lo más común es que a las mujeres se les receten antidepresivos comunes, como el Prozac, que tienen como función la inhibición selectiva de la recaptación se serotonina.

Teniendo en cuenta que la causa más probable de la depresión postparto gira en torno a los cambios en las hormonas reproductivas femeninas durante el embarazo, un equipo de científicos se ha dedicado a desarrollar un medicamento que tiene como función remediar las consecuencias de estos cambios hormonales.

La buena noticia es que este medicamento, luego de someterse a numerosos ensayos clínicos, actualmente se encuentra en una etapa avanzada de pruebas y parece estar funcionando adecuadamente en los seres humanos.

Así funciona el medicamento para la depresión postparto

La aparente eficacia de este medicamento tiene que ver con la biología básica del embarazo; en esta etapa se observa un aumento significativo en hormonas femeninas tales como el estrógeno y la progesterona.

Este cambio hormonal se acompaña de un aumento de un esteroide cerebral llamado alopregnanolona, el cual activa los receptores de GABA, un neuroquímico que envía señales a las neuronas para que se desactiven.

No obstante, la actividad de GABA se mantiene estable durante el embarazo, puesto que algunos de sus receptores permanecen latentes para evitar ser activados por el esteroide; de otra forma, una activación excesiva provocaría que las embarazadas estuviesen anestesiadas por completo.

Luego del nacimiento, las hormonas reproductivas y el esteroide vuelven a niveles normales, por lo que los receptores GABA se recuperan; sin embargo, en algunas madres, este proceso demora un poco más.

Al respecto, según los investigadores, esta demora puede ser la base de la depresión postparto, pues es bien sabido que la baja actividad de GABA se relaciona a la depresión y a la ansiedad.

Sobre la base de estos planteamientos, Istvan Mody, un Profesor de Neurología y Fisiología de la Universidad de California, en Los Ángeles, desarrolló un medicamento que activa los pocos receptores de GABA disponibles, a fin de aumentar su función.

Al probar esto con animales, como perros y ratas, observó que no habían indicadores de depresión postparto, como rechazo a las crías o canibalismo, a tan solo un día después de haber administrado el fármaco.

De esta manera, en alianza con una empresa farmacéutica llamada Sage Therapeutics, desarrolló un medicamento específico para la depresión postparto; cuando este se inyecta por vía intravenosa, el medicamento eleva los niveles de alopregnanolona, manteniendo los niveles de GABA en condiciones saludables.

Tras dos ensayos clínicos con un total de 271 mujeres, se observó que el medicamento mostraba un 70% de éxito, pues logró mejorar el estado de ánimo y las condiciones psicológicas de las mujeres luego de dar a luz inmediatamente después de que fue administrado, manteniendo sus efectos por 30 días.

El medicamento, llamado Brexanolone, actualmente está en revisión por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos; de aprobarse, sería uno de los primeros antidepresivos con un nuevo mecanismo de acción desarrollado recientemente.

No obstante, no todos están convencidos de que este tratamiento sea el más adecuado, pues existen otras hormonas y neuroquímicos, como la oxitocina, la prolactina y la norepinefrina que también se relacionan a la depresión postparto, por lo tanto, se plantea la necesidad de continuar las investigaciones.

Finalmente, Mody espera que este medicamento pueda servir para tratar otros tipos de depresión hormonal, además de la depresión postparto, tales como el trastorno disfórico premenstrual y la depresión durante la menopausia.

Referencia: Brexanolone (SAGE-547 injection) in post-partum depression: a randomised controlled trial. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(17)31264-3

Más en TekCrispy