Ingenieros de la Universidad de Michigan, en EE.UU, han desarrollado una tecnología de batería recargable que podría duplicar el rendimiento de las células de iones de litio en baterías actuales.

Este estudio abre la posibilidad de que los rangos de conductores eléctricos de estos dispositivos sean ampliados, así como también el tiempo de carga de dispositivos móviles sin ocupar espacio adicional. Así lo cree Jeff Sakamoto, profesor asociado de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Michigan, quien lidera el equipo de investigación. Con motivo del anuncio, él aseguró:

Esto podría cambiar el juego, un cambio de paradigma en la forma en que funciona una batería.

A través del uso de un electrolito cerámico de estado sólido, los ingenieros pudieron aprovechar la potencia de las baterías de litio sin los problemas asociados a la baja durabilidad o a los cortocircuitos. Como resultado, la investigación ha delineado la hoja de ruta para la próxima generación de baterías recargables.

Apple contrata a ex ejecutivo de Samsung para liderar el desarrollo de su nueva generación de baterias

Según Sakamoto, esta cerámica es única debido a su estabilidad contra el metal de litio y la alta conductividad a temperatura ambiente. Estas dos características permiten el uso de ánodos de litio metálicos, que tienen la capacidad de duplicar la capacidad de la energía de las baterías en comparación con la tecnología de iones de litio actual.

El investigador asegura además que el rendimiento de los iones de litio ha aumentado en un pequeño porcentaje cada año durante las últimas décadas. Por su parte, el rendimiento ofrecido por esta batería impulsaría una mejora del 100 por ciento en la densidad de energía con respecto a las baterías actuales.

Pese a estos atributos, Sakamoto advierte que sus hallazgos solo representan una parte del camino para crear mejores baterías de litio, por lo que hace falta mucha más investigación para garantizar con total certeza que se eliminará el riesgo de que las baterías exploten.

Más en TekCrispy