Este martes, las autoridades judiciales del estado de Nebraska, en Estados Unidos, protagonizaron una controversial situación, puesto que, por primera vez en la historia, utilizaron Fentanilo, un poderoso opioide, como inyección letal para ejecutar la pena de muerte de un recluso.

En este sentido, el caso fue el centro de una serie de primicias, pues, además de tratarse de la primera ejecución en dicho estado en 21 años, se usó por primera vez una inyección letal y se llevó a cabo con Fentanilo, un analgésico sintético que forma parte de la epidemia de adicción a los opiáceos que se vive actualmente en los Estados Unidos y otras naciones.

Nebraska y la pena de muerte

La pena de muerte es un tema de infinitas controversias.

Esta ejecución fue particularmente controversial teniendo en cuenta la historia reciente del estado en torno a la pena de muerte, la cual fue abolida en 2015; sin embargo, para el año 2016, esta decisión fue revocada, por lo que sigue formando parte de las sentencias que se pueden obtener tras un proceso judicial.

En los Estados Unidos, son pocos los estados en los que la pena de muerte se contempla como parte de las decisiones judiciales; específicamente, solo 7 se los 19 estados siguen sin abandonar la práctica desde el 2007.

Así, al pasar los años, a medida que los estados que aún mantienen la pena de muerte buscan ejecutarla, se han visto obligados a enfrentar obstáculos en sus intentos de obtener las drogas necesarias, adoptando, incluso, otros métodos de ejecución, tales como el gas nitrógeno o el pelotón de fusilamiento.

En vista de esto, algunos estados, como Nebraska y Nevada, han buscado combinaciones no probadas de medicamentos, tales como el uso de Fentanilo.

El mes pasado, de hecho, Nevada estuvo a punto de ser el primer estado en usar Fentanilo en una ejecución, pero una demanda presentada por una empresa farmacéutica llevó a un juez a suspender la inyección letal.

El uso de Fentanilo en la pena de muerte

Sobre el uso de este fármaco como parte de las inyecciones letales para ejecutar la pena de muerte, los expertos alegan que se trata de una decisión desesperada de los estados por encontrar drogas para ser usadas con estos fines.

De acuerdo a Robert Dunham, Director Ejecutivo del Centro de Información de la Pena de Muerte, no hay ninguna razón específica que justifique el uso de Fentanilo:

“Nadie lo había usado antes y hemos tenido cientos y cientos de ejecuciones por inyección. Esto sugiere que el estado está usando Fentanilo porque puede tenerlo en sus manos”

En la misma línea, los funcionarios del estado de Nebraska no han explicado las razones por las cuales usaron el Fentanilo, pero en sus declaraciones dejaron ver que sus opciones de compra de drogas para la ejecución de la pena de muerte son extremadamente limitadas.

Al respecto, Scott R. Frakes, el Director del Departamento de Servicios Correccionales de Nebraska, manifestó que las sustancias utilizadas en la ejecución de una inyección letal son sumamente difíciles de obtener, describiendo cómo tuvo que contactar, por lo menos, a 40 proveedores para conseguir las drogas que, finalmente fueron proporcionadas por una farmacia autorizada en los Estados Unidos, sin hacer más especificaciones al respecto.

Esto se debe a innumerables pleitos legales entre fabricantes y distribuidores de medicamentos contra el sistema de justicia, que buscan mantener sus productos lejos de las ejecuciones.

De hecho, la ejecución en cuestión recibió críticas puesto que la compañía farmacéutica Fresenius Kabi presentó una demanda federal acusando al estado de obtener dos de sus productos a través de medios impropios o ilegales.

Al respecto, los representantes del estado de Nebraska dijeron que obtuvieron las drogas legal y legítimamente, por lo que la acusación fue desestimada por un juez, quien falló en contra de la compañía farmacéutica, permitiendo que se llevara a cabo la ejecución.

Específicamente, el plan del estado requería que, para la ejecución, se utilizaran cuatro medicamentos: Cloruro de Potasio, para detener el corazón, Besilato de Cisatracurio, para paralizar los músculos, Diazepan, para sedar al condenado a muerte y Fentanilo para dejarlo inconsciente.

De esta manera, el uso de Fentanilo para la ejecución atrajo una cantidad importante de atención, especialmente al tener en cuenta los esfuerzos de las autoridades por sacar de las calles esta potente droga, protagonista de la actual crisis por adicción a los opiáceos.

La ejecución de Carey Dean Moore

Este es Carey Dean Moore.

El condenado a muerte se llamaba Carey Dean Moore, de 60 años, quien, luego de pasar más de la mitad de su vida en el corredor de la muerte, recibió finalmente la inyección letal esta semana.

Moore fue sentenciado a muerte por el asesinato de Reuel Van Ness y Maynard Helgeland, dos taxistas y veteranos de guerra de Omaha, en el año de 1979. Así, desde 1980, cuando fue sentenciado a pena de muerte, su caso recorrió el sistema judicial por casi cuarenta años hasta que por fin lograron darle un cierre a la historia.

Al respecto, Moore llegó a reconocer su culpabilidad e instó a aquellos que estuviesen en contra de la pena de muerte, a que se centraran en las personas que realmente son inocentes pero que, aun así, están en el corredor de la muerte.

Así, la primera droga fue inyectada a Moore a las 10:24 de la mañana, mientras que el forense anunció su fallecimiento a las 10:47 a.m. dándole un final a esta historia pero abriendo paso a la controversia respecto al complicado tema de la pena de muerte.

Referencia: Berman, M. (2018). Nebraska becomes the first state to use fentanyl in an execution. The Washington Post

Más en TekCrispy