En una nota de prensa oficial publicada este martes, representantes de KuCoin anunciaron que, como parte de su programa de Global Titan Ambassador, estarían recibiendo a Ian Balina. Balina fue presentada en su lanzamiento como un influencer de las criptomonedas, y ahora fungirá como investigador y control de calidad del Exchange.

Asimismo, Balina habría confirmado este mismo acuerdo con KuCoin en un post oficial en Twitter, publicado el 14 de agosto: “He unido fuerzas con KuCoin (@kucoincom) como su primer Global Titan Ambassador. KuCoin se convertirá en mi Exchange oficial, la marca Diary of a Made Man y toda mi comunidad de ahora en adelante”, comentó.

KuCoin describió su programa Global Titan Ambassador como una forma de establecer alianzas con embajadores, que trabajarían para minimizar los riesgos hacia los usuarios de KuCoin. Asimismo, también se declaró que Balina estaría trabajando en el desarrollo de proyectos de criptomonedas para KuCoin.

No obstante, el mismo día del anuncio, el post de Twitter llevó consigo una serie de comentarios que recordaron a las personas la controversia generada por la – falta de – oficinas de KuCoin en Hong Kong.

Es importante recordar que tan sólo un par de días antes del anuncio, un usuario de KuCoin acudió a Medium para advertir a la comunidad de los peligros de depositar fondos en este Exchange, considerando que las supuestas oficinas de la empresa no estarían en la dirección registrada por los mismos.

La respuesta oficial de la compañía no se hizo esperar, declarando que esa dirección no era más que una dirección para correos de una de las muchas subsidiarias de la empresa, y que además su comunidad podía esperar “noticias increíbles” muy pronto.

Tan sólo 3 días después, Ian Balina fue anunciado como su primer Global Titan Ambassador. Vale destacar que el inversionista de criptomonedas e influencer del mundo cripto habría estado supuestamente implicado en un hackeo que sucedió durante la transmisión en vivo de la revisión de un ICO, por lo que tal vez, no fue el mejor personaje al que pudieron acudir para limpiar su imagen.