La mayoría de los tratamientos médicos se basan en fármacos que inhiben la actividad de las proteínas en el cuerpo, incapacitándolas de contribuir al desarrollo de cosas tales como tumores, enfermedades inflamatorias o trastornos metabólicos, como la diabetes y la obesidad.

En los últimos años, una serie de medicamentos que se dirigen a un grupo de proteínas llamadas enzimas HDAC, ha atraído significativamente la atención de investigadores y desarrolladores de fármacos, debido a que contribuyen al desarrollo de la resistencia a los tratamientos contra el cáncer.

Recientes investigaciones han demostrado que las enzimas HDAC también influyen de manera importante en toda una gama de otras enfermedades provocadas por la desregulación genética.

En este punto, un equipo de investigadores de la Facultad de Ciencias Médicas y de Salud de la Universidad de Copenhague, ha estado investigando las 11 enzimas HDAC expresadas en células humanas para desarrollar moléculas específicas que tengan la capacidad de unirse a estas enzimas y bloquear su actividad en el cuerpo.

A este fin, los investigadores realizaron una cantidad importante de pruebas utilizando moléculas diseñadas químicamente para revelar las actividades de las enzimas HDAC, y proporcionar información sobre su función a nivel molecular. Pero de manera inesperada, realizaron una serie de descubrimientos relacionados con la enzima HDAC11.

El investigador Christian Adam Olsen, profesor en el Centro de biofarmacéuticos de la Universidad de Copenhague y coautor del estudio, explicó:

“Hemos encontrado un identificador que permitirá la tipificación de nuevos inhibidores y esto podría desempeñar un papel vital en el desarrollo de medicamentos para tratar varias enfermedades”.

El estudio muestra que la enzima HDAC11 puede romper modificaciones inesperadas en la superficie de las proteínas. Al construir moléculas químicas que pueden unirse y regular HDAC11, los investigadores pueden inhibir los mecanismos que causan enfermedades y la producción de células dañadas por el cuerpo.

Los investigadores estudiaron una variedad de medicamentos existentes para tratar cánceres hematológicos, que incluyen leucemia y linfoma, y ​​otros inhibidores de HDAC bien conocidos. Sorprendentemente, resultó que varios de los inhibidores existentes no podían bloquear la actividad enzimática recién descubierta de HDAC11.

Este hallazgo sugiere que se debe volver a evaluar la eficacia de los fármacos dirigidos a HDAC contra la enzima HDAC11. Durante mucho tiempo, se pensó que muchos inhibidores de HDAC afectaban a HDAC11, pero esta evidencia cuestiona esa idea.

Adicionalmente, este estudio ha permitido a los investigadores identificar inhibidores potentes de la biblioteca de compuestos, los cuales pueden ser utilizados como punto de partida para identificar nuevos candidatos con potencial para mejorar los tratamientos existentes y allanar el camino para el desarrollo de nuevos medicamentos.

Referencia: Histone Deacetylase 11 Is an ε-N-Myristoyllysine Hydrolase. Cell Chemical Biology, 2018. https://doi.org/10.1016/j.chembiol.2018.04.007