Un adolescente residente de la ciudad de Melbourne, en Australia, se ha declarado culpable de hackear la red corporativa de Apple, luego de que la compañía informó a las autoridades sobre el acceso irregular a sus servidores.

Según el medio local The Age, el adolescente, cuya identidad no fue revelada por razones legales, compareció ante un tribunal juvenil de Australia el día de hoy ante las acusaciones de intrusión en los sistemas de Apple en diversas ocasiones.

A pesar de que no se conocen mayores detalles sobre el caso, lo cierto es que el joven comenzó a perpetrar los ataques informáticos a la edad de 16 años, y desde entonces, ha descargado decenas de gigabytes en datos de la compañía, donde están incluidas las ‘claves autorizadas’ que brindan acceso de inicio de sesión a los usuarios.

Los investigadores afirman que el joven ocultó su identidad de manera exitosa a través de diversos métodos como el de los ‘túneles computarizados’, un sistema que funcionó de manera correcta hasta que el hacker fue capturado.

Todo comenzó cuando Apple detectó el acceso no autorizado y consiguió bloquear la fuente de la intrusión, informando al FBI posteriormente sobre lo ocurrido. El Buró pasó esta información a la Policía Federal de Australia, quien emitió la orden de arresto y se dirigió a la casa de la familia en 2017.

Según el testimonio de los fiscales, en las pesquisas en la habitación del adolescente se encontraron los archivos hackeados en un portátil de su propiedad y en un disco duro. Además, hallaron un móvil cuya dirección IP coincidía con la fuente del hackeo.

Por su parte, el abogado defensor afirmó que el joven era fanático de los productos de Apple y su sueño era trabajar para el gigante de Cupertino. Además, exigió a los magistrados que no fuesen revelados los detalles del caso porque esto pondría en riesgo la vida del adolescente, quien al parecer es ampliamente conocido entre la comunidad de hackers. La sentencia fue programada para el próximo mes.