A pesar de que el pasado mes de mayo, Sony reconoció que las ventas de su dispositivo emblema dedicado a la Realidad Virtual, las gafas PlayStation VR (PSVR), no habían superado sus expectativas, un nuevo anuncio de la compañía surcoreana ha arrojado luces sobre su éxito en este mercado.

Sony afirma que alcanzó los 3 millones de ventas de su PSVR, además de vender alrededor de 21 millones de videojuegos de PSVR, el accesorio de realidad virtual para el PlayStation 4 que fue lanzado en 2016. Este dispositivo sólo necesita la consola de videojuegos para funcionar correctamente, a diferencia de otros dispositivos VR como las gafas HTC Vive y las Oculus Rift, que necesitan un hardware mucho más potente y ordenadores costosos. He ahí la razón de su éxito.

Según la revista online Variety, el título más popular de la plataforma ha sido The Elder Scrolls V: Skyrim VR, cuya primera versión fue lanzada en 2011, pero ha sido Bethesda quien ha mantenido en el top al juego por el simple hecho de llevarlo a otros dispositivos.

En el caso del PlayStation 4, la consola ha alcanzado el hito de 82 millones de ventas, razón por la que no existe un porcentaje muy grande de usuarios que cuenten con el PSVR. Los usuarios pueden obtener una cámara de PlayStation y un videojuego con la compra de estas gafas, y su precio ronda los US$ 300. A pesar de ser las gafas más económicas, no es un lujo que todos puedan darse.

Más allá de eso, lo cierto es que la inversión que la compañía surcoreana está haciendo en el sector de la realidad virtual, la está situando como líder indiscutible con su consola, por encima de Switch, de la compañía Nintendo, o incluso la Xbox One de Microsoft. Estas compañías no han incluido aún soporte para realidad virtual en sus consolas, lo que enfatiza aún más el dominio de Sony.