El estado de Georgia vivió lo que quizás será el robo más memorable en toda su historia. Una persona, que aún no ha sido identificada por las autoridades, robó un tráiler repleto de fideos ramen cuyo valor se estima en casi 100 mil dólares.

El vehículo de 16 metros fue encontrado en una estación de gasolina Chevron en la ciudad de Fayetteville, y se cree que el robo ocurrió entre el 25 de julio y el 1 de agosto.

Algunos  portales han reportado que además del tráiler, también están bajo investigación la irrupción de cinco vehículos y el robo de una motocicleta, sin embargo, el Sheriff del condado de Fayette desmintió la información.

Un alimento económico pero costoso para la salud

Una sopa ramen de las que se hacen en microondas son a menudo el alimento preferido del estudiante universitario o de trabajadores en apuros –de tiempo y de dinero–, no obstante, los efectos que esta comida causa sobre el organismo son poco conocidos por sus comensales.

El precio promedio de una de estas sopas instantáneas está por debajo de los 30 centavos de dólar. Con 100 mil dólares, el hambriento ladrón podría tener una provisión de 300 mil paquetes de estas sopas. Podría alimentarse de por vida, aunque pondría su salud en riesgo.

“Entre los preservantes y el empaque, los fideos instantáneos son una mina de potenciales problemas asociados a la salud. Mientras más los comes, peor es la situación”, escriben en el blog Food Revolution.

Un alto consumo de fideos instantáneos podría aumentar el riesgo de sufrir severos cambios en el metabolismo ligados a enfermedades cardíacas, diabetes y también aumenta la probabilidad de sufrir un infarto.

Entre los preservantes que se utilizan está un aditivo para comida llamado Butil Hidroquinona Terciaria (TBHQ), que es un derivado de la industria petrolera. Además, el empaque de poliestireno contiene BPA, un químico que podría ser cancerígeno.