Unas controversiales fotos han sido expuestas al escrutinio público en Twitter, dejando mal parados a Elon Musk y su empresa Tesla. Tal parece que la compañía le ha hecho algo muy malo a Martin Tripp, el responsable de la publicación.

Martin Tripp, es un ex empleado de Tesla, que ha publicado una serie de fotos, que muestran varia baterías de autos dañadas y prácticas defectuosas en la fábrica de Tesla. Y no solo eso, pues también compartió capturas de pantalla de gráficos que muestran un gran volumen de residuos en la fábrica.

Según la CNBC, Tripp publicó fotos de números de identificación de vehículos que para él, fueron entregados con celdas defectuosas y perforadas, añadiendo además que estos productos no son almacenados de manera correcta por parte de la empresa.

Como es de esperarse, y ante el escándalo generado, Tesla se manifestó, y mediante un portavoz de la fábrica ha contestado –por medio de un correo electrónico– que Tripp no tiene ni pruebas ni el conocimiento de las afirmaciones que esta realizando:

Como hemos dicho antes, estas afirmaciones son falsas y el Sr. Tripp ni siquiera tiene conocimiento sobre las afirmaciones de seguridad que está haciendo. No se han utilizado celdas perforadas en ningún vehículo del Model 3, y todos los VIN que se han identificado tienen baterías seguras.

Este ex empleado, no solo ha twitteado correos electrónicos, sino también fotos y números de identificación de vehículos que para él son la evidencia de prácticas de fabricación defectuosas y que el producto vendido por Tesla es imperfecto y podría poner en riesgo la vida de los conductores.

Editor de Eminem demanda a Spotify por incumplimiento de la ley del autor

Tripp afirma, que estos Tweets son prueba de que Tesla almacena desperdicios y desechos en estacionamientos abiertos.

No es la primera vez que este ex empleado se enfrenta a los altos ejecutivos de Tesla, pues, se supo que la firma demandó a Tripp en junio por USD$1 millón ya que, el mismo había filtrado información con la intención de sabotear a Tesla y a su CEO, Elon Musk.

Pero el ex-empleado quiere seguir desafiando a la compañía, pues Tripp presentó una denuncia formal a la Comisión de Bolsa y Valores de los EE. UU. alegando que la firma ha estado engañado a los inversores y ha puesto a los clientes en riesgo.

Más en TekCrispy