Al ser un fenómeno relativamente nuevo, poco se sabe de los efectos que los cigarrillos electrónicos pueden causar. Existe la creencia popular que “vapear” es mucho menos dañino que fumar cigarrillos tradicionales y que las personas no deberían dudar en usar los vaporizadores como una ayuda para dejar de fumar; sin embargo, un reciente estudio muestra que el vapor que producen los cigarrillos electrónicos puede ser más perjudicial de lo que se pensaba.

Investigadores de la Universidad de Birmingham ahora tienen pruebas de que el vapor inhalado de los cigarrillos electrónicos puede dañar las células inmunes del sistema respiratorio, a la vez que deshabilita a defensores celulares claves que brindan protección contra las infecciones.

¿Cómo la contaminación del aire afecta al cuerpo humano a nivel molecular?

A fin de determinar los efectos del vapeo, los investigadores extrajeron macrófagos alveolares de muestras de tejido pulmonar proporcionadas por ocho no fumadores sin historial de asma o enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC).

Durante 24 horas, un tercio de las células se expuso al fluido simple de cigarrillos electrónicos, un tercio al vapor condensado con y sin nicotina, y el otro tercio se destinó como muestra de control, por lo que no fue expuesto a nada.

Se evaluó la viabilidad de los macrófagos, la apoptosis, la necrosis, la liberación de citocinas, quimiocinas y proteasas, la liberación radicales libre de oxígeno y la fagocitosis bacteriana.

Los resultados mostraron que el vapor condensado era significativamente más nocivo para las células que el líquido del cigarrillo electrónico y que estos efectos empeoraron a medida que aumentaba la “dosis”.

Los investigadores evidenciaron como la exposición al vapor condensado aumentó la apoptosis (muerte celular) e incrementó la producción de radicales libres de oxígeno en un factor de 50; del mismo modo, se pudo observar una ampliación significativa en la producción de sustancias químicas inflamatorias, un efecto que se acentuó cuando el vapor condensado contenía nicotina.

Adicionalmente, en las células expuestas al vapor se pudo observar que la capacidad para defenderse de las bacterias se vio afectada significativamente; aunque el tratamiento con un antioxidante restauró esta función y ayudó a disminuir algunos de los otros efectos nocivos.

El Dr. David R. Thickett, afiliado a la Universidad de Birmingham y autor principal del estudio, manifestó en un comunicado:

“La preocupación es que el vapeo a largo plazo podría causar problemas respiratorios. Si bien los cigarrillos electrónicos son más seguros en términos de riesgo de cáncer, si se vaporiza durante 20 o 30 años pueden causar enfermedad pulmonar obstructiva crónica, y eso es algo que se debe tomar en cuenta.”

Reducir la contaminación del aire podría disminuir las tasas de asma infantil

En base a los resultados observados, los autores del estudio concluyen que el proceso vapear en sí puede dañar células vitales del sistema inmunológico, al menos en condiciones de laboratorio.

En este sentido, los investigadores resaltan la necesidad de realizar estudios complementarios que permitan comprender en su totalidad los efectos de la exposición al vapor de cigarrillos electrónicos en humanos; a pesar de lo limitado, las conclusiones de este estudio son una advertencia contra la opinión generalizada de que los cigarrillos electrónicos son seguros.

Referencia: Pro-inflammatory effects of e-cigarette vapour condensate on human alveolar macrophages. Thorax, 2018. http://dx.doi.org/10.1136/thoraxjnl-2018-211663

Más en TekCrispy