El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado un boicot contra los productos electrónicos fabricados por compañías estadounidenses como respuesta a las sanciones económicas impuestas por la administración Trump luego de que fuese detenido el pastor norteamericano Andrew Brunson.

Según un informe del New York Times (NYT), este choque diplomático ha coincidido con el agravamiento de la crisis económica en Turquía, cuya moneda nacional, la lira, ha caído más de 25 por ciento en la última semana, a pesar de que tuvo una leve recuperación el día de hoy.

Por su parte, la inflación sigue disparada y los inversionistas temerosos por las acciones de Erdogan, quien ha intervenido cada vez más en los asuntos económicos, han vendido la deuda del país.

El Ministerio de Interior de Turquía amenazó con tomar acciones legales contra más de 350 cuentas de redes sociales por hacer comentarios negativos en contra de la moneda nacional, conduciendo a los inversionistas y usuarios de criptomonedas a cambiar sus liras por Bitcoin, Ethereum, Ripple y otras criptomonedas.

El mandatario turco también culpó a factores extranjeros de la crisis que atraviesa su país, al tiempo que aseguró:

Cada producto que compramos en moneda extranjera en el exterior, lo produciremos aquí y los venderemos en el extranjero (…) Vamos a boicotear los productos electrónicos de EE.UU.

Una de las afirmaciones más sorprendentes del discurso de Erdogan, fue cuando afirmó que si EE.UU tenía el iPhone, Samsung quedaba como alternativa, sugiriendo que el fabricante surcoreano representa una mejor alternativa que los móviles de Apple.

Apple se encuentra en la carrera para ofrecer HBO y Showtime en su servicio streaming
El presidente turco es visto haciendo uso de un iPhone / Foto: AP

El informe del NYT desataca el hecho de que el mandatario turco y los miembros de su gabinete han sido vistos usando iPhones, y cita el intento de golpe de Estado de 2016, cuando Erdogan usó la app FaceTime de Apple para llamar a sus seguidores a tomar las calles.

Desde luego, esta no es la primera vez que un presidente condena los iPhones mientras hace uso de uno de estos móviles. El propio Donald Trump amenazó en su cuenta de Twitter con boicotear a Apple antes de llegar a la presidencia, a pesar de que su tweet lo envió desde un iPhone.

Más en TekCrispy