Un comunicado reciente de las autoridades del Departamento de Aduanas de Ho Chi Minh (HCMC) en Vietnam reveló el veto de la importación de rigs de minería de criptomonedas de forma definitiva al territorio.

Desde finales del 2017, unos 15.600 rigs de minería de criptomonedas han sido importados tanto por parte de grandes corporaciones, como de individuos, de los cuales 7.000 fueron retenidos por las autoridades del HCMC, mientras que 190 rigs de Bitcoin (BTC) y 350 de Litecoin (LTC) fueron importados por el Departamento Aduanero de Hanoi.

Cabe destacar que la mayoría de los equipos importados a la región son Antminers traídos de China. En este sentido, el reporte de los medios especificó que:

El uso de equipos de minería para bitcoins, litecoin y otras criptomonedas en el país es difícil de administrar para las autoridades. Por lo tanto, es fácil para las personas usar criptomonedas como moneda u otro método de pago, que es ilegal en Vietnam según el Decreto 101 enmendado sobre pagos no monetarios o digitales.

Estas medidas siguen la propuesta del Ministerio de Industrias y comercio para “suspender la importación de equipos de minería de criptomonedas a fin de mejorar la gerencia de activos en el país”. Así como para proteger al mercado nacional de “productos prohibidos que no están sujetos a la lista de gestión especializada o que constituyen productos inseguros para las industrias nacionales”.

Congresista pide prohibir las criptomonedas por considerarlas una amenaza para EE.UU.

Estas medidas no llegan de sorpresa, pues las autoridades de la región han dejado en claro su postura adversa hacia la industria de criptoactivos. Sea la razón principal de tal actitud la rapidez con la que cambia la industria descentralizada y su volatilidad, o bien sean los actos ilícitos que han estado invadiendo al sector.

De hecho, durante el mes de abril, las autoridades levantaron sus alarmas sobre un esquema fraudulento con una ICO de US$658 millones, en la cual se vieron afectados más de 30.000 inversionistas.

Más en TekCrispy