La semana pasada, la Oficina de Patentes y Marcas Comerciales de EE.UU publicó una solicitud de patente de Google donde se describe una aplicación para ‘automatizar la cuantificación del patrón de trabajo’ para los trabajadores de una compañía.

En el documento, se habla de la necesidad de una herramienta que permita automatizar el proceso de cuantificación de los patrones de trabajo y ofrezca comentarios sobre el enfoque del trabajador. Evidentemente, estos comentarios serían ofrecidos al jefe. En pocas palabras, Google estaría creando una tecnología que hiciera mucho más fácil el proceso de espionaje del patrón para con sus empleados.

En concreto, el sistema hace referencia a un sistema en el que todas las actividades realizadas por un trabajador desde su ordenador son monitoreadas y cuantificadas en lo que se describe como ‘métricas de enfoque’. Posteriormente, este sistema ofrecerá retroalimentación a los trabajadores de forma automática sobre cómo modificar su conducta de trabajo para mejorar su productividad y rendimiento.

Lo más preocupante de todo es que estas ‘métricas de enfoque’ serían proporcionadas por sensores instalados en los dispositivos móviles de los trabajadores o sensores en dispositivos del trabajo.

Google Duplex inicia su expansión a más teléfonos como el Samsung S10

A pesar de que un sistema como este ofrecería buenas recomendaciones de productividad directamente desde un ordenador, incluso si dicho sistema ofrece detalles sobre los hábitos de trabajo que no tienes, es evidente que la patente busca invadir la privacidad del trabajador en todo momento. De hecho, el sistema sugiere que es obligatorio el uso de esta herramienta.

En este caso, si un trabajador decidiera hacer las cosas a su manera e ignorar lo que el programa le dice, esto sería la excusa perfecta para que su jefe lo despida, lo que quiere decir que deben cumplir por un trabajo imaginario extra o simplemente irse de la compañía.

No queda duda de que un producto así podría aumentar la productividad de los trabajadores, aunque también conllevaría como carga adicional de trabajo la amenaza de vigilancia cada vez que se acercan a un dispositivo electrónico.

Más en TekCrispy