Una práctica común entre ciertos compradores es adquirir una pieza de ropa en especial, esconder la etiqueta, usarlo en un evento importante y luego devolverlo. Pero ya no solo los eventos sociales son una pasarela, ahora también las redes sociales lo son.

Según un nuevo estudio desarrollado por la compañía de tarjetas de crédito Barclaycard, uno de diez compradores británicos admiten haber comprado ropa solo para lucirla en una foto de Instagram o en otras redes sociales para luego devolverlo a la tienda.

El estudio detalla que el llamado ‘atuendo del día’ es justamente eso, una combinación que existe solo el día que el comprador la luce en redes sociales para congelarlo en la eternidad. El grupo de edad que realiza esta práctica se sitúa en los adultos entre 35 y 44 años de edad, en el que al menos uno de cinco pone en práctica la estrategia.

Hombres más preocupados por su imagen social que las mujeres

Sorpresivamente, son los hombres quienes figuraron en el estudio –llamado ‘Snap and Send Back’– como el grupo que más se preocupa  más por su imagen en el ámbito social que las mujeres. El grupo representa 12%  de la muestra, en comparación con 7% representado por las mujeres, quienes dicen haber fotografiado la pieza de ropa y devolverla después a su origen.

Uno de cada diez hombres confiesa que se sentiría avergonzado por que un amigo lo viera utilizando el mismo atuendo dos veces, en comparación con 9% de las mujeres. También el 15% de los hombres admite dejarle las etiquetas a la ropa por si acaso quiere devolverlas, en contraste con 11% de las mujeres.

¿Qué ha permitido esta práctica?

Según los autores del estudio, la política de ‘pruébalo antes de comprarlo’, que permite a los compradores comprar ropa en línea y solo comprarla si decide quedársela, ha acentuado la práctica de ‘fotografiar y devolver’.

Tres de diez británicos, aproximadamente 31%, dice que es más probable que regrese un ítem que han comprado en internet bajo esta práctica de probar antes de comprar por no contar con el dinero para adquirirlo.