Todo lo que gira en torno a Satoshi Nakamoto es un misterio. El auto proclamado creador del Bitcoin nunca ha revelado su identidad desde 2008. Muchos han dicho ser Nakamoto, pero nadie en realidad ha demostrado fehacientemente que lo sea.

Tanto los fanáticos del Bitcoin como los inversionistas y hasta detractores de la criptomoneda desean conocer la identidad de su creador. Es por ello que el inversionista estonio, German Neff, lanzó la campaña #FindSatoshi para recaudar 224 mil dólares en Boomstarter, un sitio ruso de crowdfunding, con los que planea contratar una red de detectives privados que sigan la pista del hombre o mujer detrás del pseudónimo. Hasta ahora, Neff ha logrado recaudar casi la mitad de los fondos requeridos.

Más allá de la curiosidad por conocer quién es el inventor de un elemento que le ha dado la vuelta a la economía mundial, la información sobre Nakamoto es crucial en términos de inversión y de mercado.

Según argumenta Neff, Nakamoto –cuyo patrimonio es de mil millones de bitcoins– podría quebrar el mercado con un solo movimiento, como por ejemplo, que lance al mismo tiempo toda esa cantidad de criptomonedas al entorno, lo cual podría provocar una caída en picada de su precio. Igualmente, si Nakamoto muere, esto representa un gran riesgo, pues no se sabe quién heredará estos códigos.

Naciones Unidas utilizará tecnología blockchain para combatir el cambio climático

Y más importante aún, darle una identidad al creador del Bitcoin le daría legitimidad, tal como sugiere Neff en la página de Boomstarter: “El mundo necesita estar seguro de que las criptomonedas no son un fraude global”.

Añade que cada persona entusiasta del mercado de criptomonedas “debería conocer a todos los que tengan más de un millón de criptomonedas en sus monederos y quién podría desplomar el mercado hasta casi destruirlo”. “Es mucho riesgo para un nuevo paradigma económico”, agrega German Neff.

Hay miles de sospechosos que serán los primeros en ser investigados, pero Neff está dispuesto a ponerle fin al misterio de una vez por todas. Es un proyecto en el que ha estado trabajando durante tres años, pero con estos fondos cree que está listo para descifrar las dudas.

Las investigaciones se llevarán a cabo en Londres, Japón, Nueva York y Rusia.

Más en TekCrispy