Durante todas las temporadas de recolección de bayas en la zona noroeste de Estados Unidos, los productores de frambuesas y arándanos combaten a las aves para evitar que se coman las cosechas antes de su recolección. Sin embargo, este año ocurrió algo distinto, y es que algunos agricultores comenzaron a probar una tecnología de vanguardia para ahuyentar a las aves hambrientas.

Un informe de NPR afirma que la compañía holandesa Bird Control Group fue la responsable de crear esta tecnología basada en láser para alejar a las aves de los cultivos. El medio cita al propietario de una granja de arándanos, llamado Justin Meduri, quien dijo que había realizado intentos descabellados en el pasado para evitar este mal en sus cosechas, como contratar un halconero.

A pesar de que se trata de una técnica que ha demostrado efectividad, el uso de estos láseres automáticos tiene un costo de US$ 9,500 por unidad, lo que conlleva un costo considerable para cada agricultor que desee implementarla. Según Meduri, con este método se crea un verdadero espectáculo de luz láser a las 4 de la mañana, que es la hora en la que los pájaros revolotean entre los cultivos.

Meduri asegura que está satisfecho con los resultados, y los láseres verdes apuntados a los postes de metal con patrones impredecibles, han permitido mantener a salvo las 70 hectáreas de arándanos que posee, incluso alejando por completo a cualquier ave de los cultivos.

Por su parte, Wayne Ackermann, director de desarrollo empresarial para Norteamérica de Bird Control Group, aseguró igualmente con entusiasmo que de momento, las aplicaciones de la tecnología se han limitado a productores de cerezas, arándanos, manzanas e incluso viñedos. Sin embargo, esperan extender su aplicación a más productores en el mercado de Seattle.

Una de las grandes ventajas de los láseres es que no producen ningún ruido, como otros métodos repelentes que se han mostrado más invasivos y molestos en las zonas residenciales circundantes a los campos, como las cajas de graznidos o las escopetas. En el caso del láser, este le da la sensación a las aves de que están siendo amenazadas por un palo, por lo que comprenden rápidamente que no son bienvenidas y se van.