Uno de los factores que más dificulta el tratamiento oportuno de la enfermedad de Alzheimer es el poco éxito que se tiene en lograr un diagnóstico temprano. Pero un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad de Washington ha encontrado una correlación interesante entre varias enfermedades oculares degenerativas y el riesgo de aparición de la enfermedad.

No se ha propuesto ningún mecanismo que explique dicho vínculo, pero se cree que estas afecciones oculares pueden ayudar a los médicos a identificar a los pacientes en riesgo de desarrollar la enfermedad de Alzheimer, antes de que se manifiesten los síntomas principales.

Cómo hace el cerebro para controlar diferentes partes de nuestro cuerpo

Los investigadores realizaron un seguimiento de cerca de 4.000 pacientes mayores de 65 años; al momento de registrarse en el estudio ninguno de los participantes tenía enfermedad de Alzheimer clínicamente diagnosticada.

Transcurridos 5 años, 792 sujetos fueron diagnosticados oficialmente con Alzheimer por un comité de expertos en demencia.

El estudio encontró que aquellos sujetos con degeneración macular relacionada con la edad, retinopatía diabética o glaucoma, tenían de 40 a 50 por ciento más probabilidades de desarrollar Alzheimer, en comparación con los pacientes sin esas condiciones específicas.

Según los investigadores, la catarata, otra afección ocular degenerativa común, no representó un factor de riesgo de la enfermedad de Alzheimer.

La investigadora principal del estudio, Dra. Cecilia Lee, catedrática en el Departamento de Oftalmología de la Universidad de Washington, advirtió:

“No estamos diciendo que las personas con estas afecciones oculares tendrán la enfermedad de Alzheimer. El mensaje principal de este estudio es que los oftalmólogos deberían ser más conscientes de los riesgos de desarrollar demencia para las personas con estas afecciones oculares, y los médicos de atención primaria que atienden a pacientes con estas afecciones oculares podrían ser más cuidadosos para controlar posibles signos de la enfermedad de Alzheimer.”

Los investigadores tienen claro que no existen conexiones causales definibles entre estas afecciones oculares y el Alzheimer en esta etapa, pero el estudio resalta el potencial del análisis ocular como una forma de comprender mejor lo que está sucediendo en el cerebro.

Dibujar es la mejor estrategia para consolidar la memoria

Más de 46 millones de adultos mayores se ven afectados por la demencia en todo el mundo y se espera que esa cifra sobrepase los 130 millones de casos para el año 2050. La enfermedad de Alzheimer es la demencia más común, y descubrir factores de riesgo puede llevar a su detección temprana y desarrollar mejores tratamientos.

Los autores sugieren que todo lo que sucede en el ojo puede estar relacionado con lo que está sucediendo en el cerebro. A la vez, resaltan la necesidad de realizar más investigaciones orientadas a precisar las potenciales conexiones reveladas en este estudio.

Referencia: Associations between recent and established ophthalmic conditions and risk of Alzheimer’s disease. Alzheimer’s & Dementia, 2018. https://doi.org/10.1016/j.jalz.2018.06.2856

Más en TekCrispy