Apenas una horas comenzó el evento oficial donde Samsung acabará con todos los rumores sobre el nuevo buque insignia: Galaxy Note 9, uno de los equipos que faltaba por salir al mercado, para completar la serie 9. Además de accesorios renovados, como el caso del S-Pen, el lápiz óptico estrella, que ahora viene con conectividad  Bluetooth y muchas otras funcionalidades, el sistema DeX también presentan grandes cambios en cuanto a conectividad.

Recordemos que DeX, es una base independiente que permite conectar el teléfono y convertirlo en una estación de trabajo. A diferencia del Galaxy Note 8, esta versión viene integrada en el Note 9, por lo que solo requiere de un cable HDMI a USB-C para conectarlo a su monitor.

DeX, representaba una base dedicada que contenía conectores USB, Ethernet, una salida HDMI y un ventilador para refrigerarlo. Esta base permitía usar el dispositivo como una computadora de escritorio y cargarlo a la vez.

Sin embargo, esta nueva versión de DeX, que vendrá incluida en el Galaxy Note 9, para la firma representa un nuevo enfoque orientado a la versatilidad de este nuevo accesorio.

El Note 9, funciona normalmente en este modo, y puede iniciar una aplicación para usarla como un panel táctil y teclado virtual con el monitor. La idea es que puede usar la pantalla adicional, para reproducir un vídeo o una presentación mientras usa el teléfono como lo haría normalmente.

El nuevo sistema DeX para el Galaxy Note 9, viene estrechamente relacionada con el sistema de refrigeración de este nuevo modelo, y es que, el Galaxy Note 9 vendrá con un sistema de disipación de calor tres veces mayor que los modelos anteriores.

Una vez más, Samsung apuesta por dispositivos funcionales, ya que no tendrás que cargar con una base adicional cuando estés de viaje y necesites un PC, este sumado al multifuncional S-Pen. pueden ubicar al Galaxy Note 9 en uno de los favoritos del mercado.