El mundo del boxeo y la ficción viven hoy un acto de justicia: Sylvester Stallone, o el eterno Rocky Balboa, recibió un cinturón honorífico por el 40 aniversario de ‘Rocky’ de manos del Consejo Nacional de Boxeo.

En realidad, el galardón le fue entregado hace cuatro meses, pero no ha sido sino hasta ahora que los directivos del Consejo, luego de que el diario argentino El Clarín rescatara la historia.

“Nosotros consideramos a Stallone como el máximo embajador de la historia del boxeo, solo  detrás de Muhammad Ali”, expresa Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo.

“Su influencia positiva hacia el mundo del boxeo fue invaluable. Desde Rocky I hacia Creed le ha dado una dimensión al boxeo muy diferente a todo”, añade Sulaimán a El Clarín. Y sin duda, Rocky Balboa ha sido el personaje más célebre de Stallone, cuya influencia trascendió a todos los ámbitos de las vidas de las personas.

No es difícil encontrar que algunas personas comparen sus historias de superación con la del boxeador ficticio, como con la icónica escena de Rocky llegando a la cima de las escaleras del Museo de Arte de Filadelfia, por mencionar un ejemplo.

El cinturón es de color verde y oro y aparecen las fotos de todos los oponentes a los que se enfrentó durante la saga, entre los que destacan Apollo Creed, interpretado por Carl Weathers, Clubber Lang, el célebre Mister T., y el implacable Iván Drago, interpretado por Dolph Lundgreen –quien regresará al papel en ‘Creed 2’–.

Sulaimán agregó que no solo es un icono en el mundo del entretenimiento, sino también del deporte, ya que “los atletas le tienen un máximo respeto”. Además reflexiona en que Stallone siempre quiso ser boxeador y no lo logró personalmente, pero sí a través del cine, convirtiéndose en el símbolo máximo del boxeo.

“Siempre ha tenido empatía con los boxeadores como uno mismo y ellos lo ven como parte del ambiente”, agregó Sulaimán.

Más en TekCrispy