La multinacional japonesa de tecnología y comunicaciones NEC anunció que ofrecerá un sistema de reconocimiento facial de amplio despliegue para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos de Tokio 2020. De esta forma, cientos de miles de atletas, empleados y periodistas que estarán en el evento deportivo serán escaneados con esta tecnología de vanguardia.

Según los organizadores, alrededor de 300,000 atletas, miembros del personal, voluntarios y reporteros utilicen su tarjeta de identificación y adicionalmente sean verificados con el sistema de reconocimiento facial para tener acceso a las áreas deportivas y recreativas.

De esta manera, se evitará la entrada ilegal de personas a través del préstamo o falsificación de las tarjetas de identificación. Tokio 2020 se convierte en la primera cita olímpica donde se utilizará el reconocimiento facial con el fin de garantizar mayor seguridad.

Con respecto a la estructura del sistema, NEC asegura que su tecnología se basa en un motor de inteligencia artificial llamado NeoFace, que forma parte de su línea de autenticación biométrica Bio-IDiom. La implementación del reconocimiento facial en Tokio 2020 estará enlazada a datos fotográficos a través de una tarjeta IC que será entregada a personas acreditadas.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 llegarán con nuevos desafíos en materia de seguridad, ya que a diferencia de otras citas olímpicas, estos juegos no tendrán un solo Parque Olímpico para que los asistentes puedan desplazarse con facilidad por las instalaciones, sino que existirán varios lugares alrededor de la ciudad para ello, lo que exige que los visitantes se autentiquen en cada uno. Esto enfatiza la necesidad de contar con un sistema de seguridad de calidad.

Por ello, NEC no ha dudado en asegurar que su tecnología de escaneo facial es líder en el mundo, según pruebas realizadas por el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de EE.UU. Con este sistema, se espera agilizar el acceso a cada instalación habilitada en el área metropolitana de Tokio, teniendo en cuenta que los largos tiempos de espera no son convenientes con el calor del verano en el país asiático.