Mineria Bitcoin Nuevo Protocolo Descentralizar

El Hashrate de la red principal de Bitcoin continúa en aumento, esta vez sobrepasando la barrera de los 50 trillones de hashes por segundo. Esto representa una potencia de minado activa cada vez más fuerte.

Desde sus inicios, este índice se ha mantenido en un constante incremento, a pesar de experimentar un par de retrocesos en el camino. Conforme se añaden nuevos agentes a la minería del rey de las criptomonedas, su poder de procesamiento continúa incrementando.

Para los que no están familiarizados del todo con el término, el hashrate no es más que una medida de potencia del procesamiento de Bitcoin. Así, entre mayor sea el número de hashes por segundo, mayor será la seguridad de la red, ya que le dificultaría a atacantes volver a procesar todos los problemas y algoritmos matemáticos resueltos en cada block y la información que ahí se contiene para su hurto o alteración.

No obstante, este aumento no sería independiente del resto del funcionamiento de la red de Bitcoin, lo que también significa que mientras aumente el hashrate, también lo hará la dificultad – y en consecuencia – la rentabilidad del minado.

Así, se crea un círculo vicioso en el que la aparición de más mineros a su vez aumenta la dificultad, cosa que también sucede cuando los mineros aumentan la capacidad de trabajo de sus pools o maquinarias.

La minería de criptomonedas sigue siendo rentable incluso ante la estrepitosa baja que ha experimentado el valor del Bitcoin y el tiempo de retorno de inversión inicial aumente, como afirma Hans Hauge en una investigación reciente acerca de la criptominería.

Asimismo, las grandes empresas que cuentan con operaciones de minería estarían ganando más y más terreno, pues su inversión inicial sería menor cuando el precio del Bitcoin desciende, lo que les permite aumentar su capacidad de minado y lentamente desplazar a los mineros independientes.