El Dengue y la Malaria son algunas de las enfermedades más peligrosas que pueden contraerse en países tropicales; gracias a la picada de una clase particular de mosquito que funciona como transmisor, anualmente se registran miles de muertes.

No obstante, parece haber una esperanza en torno a su erradicación. De acuerdo a lo reportado por el Programa Mundial de Mosquitos (WMP, por sus siglas en inglés), tras liberar mosquitos especialmente criados para que sean incapaces de transmitir el virus del dengue, ha sido posible erradicar de forma virtual esta enfermedad en la ciudad de Townsville, en el Noreste de Australia.

Erradican casi por completo al mosquito tigre asiático en dos islas chinas

Para el proyecto se liberaron mosquitos infectados con la bacteria Wolbachia, la cual se estima que se encuentra de forma natural en muchos lugares, infectando entre el 25 y el 70% de todos los insectos.

Sin embargo, esta bacteria no se encuentra de forma natural en los mosquitos Aedes Aegypti, lo cuales son los  transmisores del dengue y otras enfermedades. En particular, la bacteria Wolbachia interfiere con el funcionamiento del virus del dengue, sin implicar ningún daño para los mosquitos.

El proceso a partir del cual se llevó a cabo el proyecto implicó el uso de huevos del mosquito Aedes Aegypti especialmente diseñados para contener la Wolbachia, que luego fueron liberados en una localidad delimitada.

Así, los investigadores dejaron contenedores de estos huevos, agua y comida en lugares específicos y luego se iniciaron las labores de monitoreo. Este proyecto empezó en 2011, siendo el primer estudio en abarcar toda una ciudad.

Así, para el año 2014, han sido liberados, aproximadamente, cuatro millones de mosquitos en Townsville, en un área de 66 kilómetros cuadrados, contando con la participación, incluso, de las escuelas, quienes han dotado de kits a los niños para que liberen mosquitos en el área por si mismos.

A partir de ello, los investigadores han observado que los casos locales de dengue han disminuido considerablemente, llegando a cero durante las últimas cuatro temporadas anuales de lluvia en la ciudad; adicionalmente, de acuerdo a los expertos, no se reportan impactos ambientales detectables.

En particular, desde que se puso en marcha el proyecto, a penas fueron identificados cuatro casos locales de dengue; sin embargo, solo uno de ellos estaba en el área delimitada como parte del estudio, pero, de hecho, su origen era incierto para los investigadores.

Al comparar esto con los 54 casos locales reportados durante la temporada anterior a la puesta en marcha del proyecto, junto a los aproximadamente 98 casos anuales que se registran en promedio desde el 2011, no quedan dudas con respecto al éxito de los investigadores.

Esto no quiere decir que Townsville es una zona libre de dengue, pero parece que los casos ahora se limitan, casi con exclusividad, a turistas y viajeros extranjeros que llegan a la zona.

Sobre esto, Scott O`Neill, el Director del Programa Mundial de Mosquitos, opina:

“A un costo de 11 dólares por persona aproximadamente, el ensayo de Townsville demuestra que es la estrategia que puede implementarse con mayor rapidez, eficiencia y rentabilidad, ayudando a que las comunidades estén protegidas contra enfermedades transmitidas por mosquitos”.

Este descubrimiento podría ser un arma “eco-amigable” para combatir la malaria

Teniendo en cuenta el éxito del proyecto, los investigadores se proponen ejecutar más pruebas en distintos lugares a ver si es posible tener los mismos resultados.

Por tanto, a pesar de que no sea una solución inmediata, es posible que en el futuro esta técnica de cría de mosquitos como los usados en Townsville, permita erradicar de una vez por todas enfermedades como el Dengue, la Malaria y el Zika.

Referencia: The Use of Wolbachia by the World Mosquito Program to Interrupt Transmission of Aedes aegypti Transmitted Viruses, (2018). http://dx.doi.org/10.1007/978-981-10-8727-1_24

Más en TekCrispy